La Eurocámara dio este miércoles luz verde al presupuesto de la Unión Europea (UE) para el 2015, que prevé un umbral de 141,200 millones de euros (175,300 millones de dólares) para los pagos y de 145,300 millones de euros (180,400 millones de dólares) para los compromisos.

Las cifras suponen una reducción de 800 millones de euros (988.2 millones de dólares) en los pagos frente a la propuesta inicial de la Comisión Europea (CE).

Del total de fondos, que corresponde a poco más de 1.0% del Producto Interno Bruto (PIB) comunitario, 88% estará destinado a proyectos en los estados miembros, 6.0% a la política exterior y otro 6.0% a la administración comunitaria.

El proyecto presupuestario fue pactado con las demás instituciones europeas el lunes pasado y ratificado por el Consejo Europeo el día siguiente.

abr