La pandemia de Covid-19 generó una crisis económica sin precedentes en todo el mundo, por lo que durante el 2020 gobiernos de diferentes países actuaron para reducir los estragos. Para este 2021, el panorama económico global se encuentra en la incertidumbre, según especialistas, por tanto, algunas naciones han anunciado nuevos estímulos o, en su caso, continuar con la ayuda brindada desde el año pasado.

Alemania, por ejemplo, acordó el martes una serie de exenciones de impuestos por un valor de 11,000 millones de euros. Autoridades germanas decidieron adoptar tal medida ya que el cierre de comercios y otras actividades se prolongó hasta mediados de febrero, por lo que se concluyó que la economía alemana necesitaba más estímulos.

“El alivio fiscal beneficiará a todos los que trabajan desde casa”, dijo Handelsblatt, añadiendo que entre el 2022 y el 2026 el Ministerio de Finanzas espera un alivio total por 11,700 millones de euros como resultado de estas medidas.

Por su parte, el ministro de finanzas alemán, Olaf Scholz, ha reiterado en diferentes ocasiones que la pandemia del Covid-19 no ha sido tan severa con la economía germana. La caída del Producto Interno Bruto (PIB) durante el 2020 fue de 5.0 por ciento.

Asimismo, el Banco de Inglaterra procurará garantizar que las grandes entidades crediticias de Reino Unido, incluyendo HSBC y Barclays, puedan seguir apoyando la economía durante la pandemia, por lo que estudiará cómo los bancos pueden volver a niveles de dividendos “más normales”.

El año pasado, el banco central británico canceló su prueba anual de solvencia a los bancos para que pudieran concentrarse en mantener el flujo de crédito a una economía azotada por su peor declive en 300 años debido a los confinamientos por el Covid-19.

La prueba suele centrarse en la capacidad de los bancos para hacer frente a grandes perturbaciones teóricas, pero el enfoque cambió dado que la economía se enfrenta a tensiones reales por la pandemia, afirmó el Banco de Inglaterra.

“En este momento las pruebas de estrés se utilizan para evaluar si las reservas de capital que los bancos han acumulado son lo suficientemente grandes como para hacer frente a la posible evolución de la tensión reinante”, dijo el Banco de Inglaterra en un comunicado.

Igualmente, el Banco Central de Canadá anunció que mantendrá su tasa directriz en 0.25%, al subrayar que el avance de la pandemia interrumpió la reactivación económica en el país.

"Nuevas olas del virus forzaron a los gobiernos a aplicar nuevamente medidas para contrarrestar al virus. Sin embargo, la llegada de vacunas eficaces, combinada con medidas presupuestales y monetarias de apoyo adicional, mejoraron las perspectivas de crecimiento a mediano plazo”, indicó el banco en un comunicado.

“La pandemia continúa provocando graves consecuencias humanas y económicas en Canadá y en el mundo”, precisó.

En Canadá, la economía estaba en fuerte recuperación a fines del 2020 pero lo crudo de la pandemia y nuevas medidas de confinamiento fueron un golpe muy duro”, señaló la institución.

Mientras tanto, en Estados Unidos continúa en la espera de que el Congreso apruebe un paquete de estímulos por 1.9 billones de dólares, propuesto por el presidente, Joe Biden, la semana pasada.