Alemania estimó que su economía crecerá 0.7% en 2012 y un 1.0% para 2013, mientras el desempleo bajará este año a 6.8%, afirmó hoy el ministro de Economía, Philipp Rösler.

En conferencia de prensa, el ministro dijo que mientras la crisis económica se extiende en Europa, Alemania sólo espera 'un bache en el semestre de invierno'.

Al presentar las previsiones económicas para este año, Rösler enfatizó que 'después de dos años inusuales de fuerte crecimiento, la economía alemana se encuentra en una robusta situación', ya que en 2011 creció 3.0 por ciento.

En el reporte se destacó que la dinámica de crecimiento para 2012 será generada por la demanda interna, en especial el consumo privado sostendrá la coyuntura económica en gran medida.

El gobierno prevé un aumento de la demanda interna en el país de 1.1% y del consumo privado en 1.2% en este año.

En 2011, la demanda interna se incrementó 2.2% y el consumo privado 1.5 por ciento.

El ministro argumentó que, con esa base, el desempleo seguirá disminuyendo en Alemania en este año, pese al negativo entorno internacional, bajará de 7.1 a 6.8 % en este año.

Rösler sostuvo que el crecimiento continuo en Alemania sólo será posible con un crecimiento sustentable en Europa. Para ello será necesario dar pasos decididos y creíbles para superar la crisis de la deuda pública.

Manifestó que en ese sentido ya se trabaja para aplicar en concreto los acuerdos y en forma estricta la disciplina fiscal para hacer real la unión para la estabilidad monetaria, financiera y económica.

El ministro expresó su convencimiento de que el nuevo Mecanismo Europeo de Estabilidad deberá articularse en forma muy estrecha con el nuevo tratado para la disciplina fiscal.

Apuntó que los frenos constitucionales a la deuda pública deberán ser muy claros y con mecanismos de sanciones automáticos en caso de incumplimiento y que incluyan la posibilidad de presentar demandas al respecto ante el tribunal Europeo.

RDS