Las proyecciones sobre el Producto Interno Bruto (PIB) y de la plataforma petrolera incluidas en el Paquete Económico 2022, que se entregó la semana pasada, son las dos variables optimistas que ven en el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Ángel García-Lascurain, presidente del IMEF, dijo en videoconferencia de prensa, que el Paquete Económico está “bien fundamentado”; sin embargo, se observan variables bastante optimistas si se les compara con las expectativas del mercado.

“Nos parece que todo el Paquete Económico está bien diseñado, en general. Es un paquete muy bien fundamentado, aunque sí hay algunas premisas que vemos optimistas (...) la estimación de 4.1% de crecimiento sí es un escenario optimista que podría impactar en una sobrestimación de los ingresos, lo que generaría una presión en las finanzas públicas”, declaró. 

En el caso de la plataforma de producción, de 1.88 millones de barriles diarios, el IMEF consideró que era una estimación alta considerando la situación financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la restricción del presupuesto para el siguiente año. 

“Se ve muy retador el pronóstico de producción petrolera, tomando en cuenta la falta de inversión en Pemex –debido a la alta carga fiscal que le ha caracterizado– así como la falta de alianzas estratégicas con empresas petroleras del sector privado y el tipo de yacimientos no explotados con los que hoy cuenta México”. 

Anteriormente, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), así como Citibanamex, también señalaron a estas variables como “optimistas”, ya que el consenso estima un PIB de 3.0% para el siguiente año, mientras que en la institución financiera prevén que los barriles diarios que se produzcan ronden 1.6 millones.

“De cierta forma, el Paquete Económico 2022 se asemeja al paquete que se esperaba hace un año: más gasto en salud e inversión. La restricción presupuestaria es relajada con déficits primarios, tanto para el 2021 como para el 2022 (…) la visión de corto plazo domina en este paquete”, señaló el CIEP en su análisis.

Nuevo régimen conviene

Respecto a los cambios propuestos en la Miscelánea Fiscal 2022, Gabriel Casillas, presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, señaló que suman un total de 46 modificaciones, cuyo impacto es difícil de medir pero que, seguramente, tendrán algún efecto positivo para incrementar los ingresos tributarios.

En lo que toca al nuevo Régimen de Confianza que se propone, Manuel Toledo, presidente del Comité Técnico Nacional de Estudios Fiscales del IMEF, consideró que sí es conveniente para aquellos contribuyentes que tienen menores ingresos.

Lo anterior, agregó, es que a través de este nuevo régimen se busca facilitar el pago de impuestos, así como otras obligaciones de los causantes.

“Según la exposición de motivos, este nuevo régimen logrará atraer a más contribuyentes, principalmente del sector informal, lo que compartimos en el IMEF, para ampliar la base de contribuyentes y que todos participen en el desarrollo de una cultura contributiva”, señaló el IMEF en su análisis.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), este régimen tiene el objetivo de que los causantes puedan cumplir con sus obligaciones de manera ágil y sencilla, sin enfrentar un marco tributario complicado y costoso.

Las estimaciones preliminares de Raquel Buenrostro, jefa del SAT, son que este régimen ayude a incrementar la base de contribuyentes hasta en 30 por ciento.

“En la medida en que aumente el número de pequeños negocios que operan en la formalidad y que realizan operaciones con empresas medianas y grandes, se cierra la cadena de comprobación fiscal lo que, a su vez, genera un efecto de segundo orden al favorecer el control y fiscalización de las empresas de mayor tamaño. Lo anterior refleja la relación estrecha que existe entre medidas orientadas a la simplificación administrativa de pequeños contribuyentes, el combate a la informalidad, y el aumento en la recaudación tributaria”, se lee en el Paquete Económico.

Pendiente: reforma fiscal

Si bien el presidente del IMEF consideró que lo proyectado para el 2022 es consistente con la prudencia fiscal, aseveró que la gran ausente en el Paquete Económico fue una reforma fiscal integral, con una visión a largo plazo.

“Vemos de manera positiva que sea un paquete consistente con la prudencia fiscal, así como muchas modificaciones de mejora recaudatoria, pero sigue quedando pendiente una reforma fiscal integral que promueva el crecimiento en el largo plazo, que no sólo permita fortalecer las finanzas públicas, sino que también promueva la inversión”. 

El lunes, el CIEP indicó que la falta de una reforma fiscal integral hará que los ingresos tributarios, si bien puedan aumentar por las mejoras recaudatorias, sean insuficientes ante las presiones de gasto.

“La Miscelánea Fiscal propuesta tiene un impacto en el mediano y largo plazos, los ingresos como porcentaje del PIB crecerán, pero el nivel seguirá bajo y, ante las presiones de gasto que se vienen, será insuficiente”, alertó Arián García, investigador del CIEP.

El Paquete Económico 2022 proyecta que para el siguiente año los ingresos tributarios se ubiquen en un nivel de 14% del PIB, cifra que incrementará a 14.4% para finales del sexenio; sin embargo, México aún quedaría por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 22.9 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx