Las expectativas de los consumidores estadounidenses sobre cuánto cambiará la inflación en 12 meses y los próximos tres años aumentaron el mes pasado a los niveles más altos desde el 2013, de acuerdo con una encuesta publicada por la Reserva Federal de Nueva York.

La mediana de las expectativas de inflación a un año de los encuestados aumentó 0.3 puntos porcentuales a 5.2% en agosto, el décimo aumento mensual consecutivo y un nuevo máximo de la serie, según la encuesta mensual de expectativas de los consumidores (SCE, por su sigla en inglés).

Mientras que las expectativas de inflación para los próximos tres años se incrementaron a una mediana de 4 por ciento.

Las autoridades de la Reserva Federal están vigilando de cerca las expectativas de inflación en momentos en que intentan evaluar si las presiones de precios desencadenadas por la pandemia del coronavirus pasarán o tendrán efectos más duraderos sobre la economía.

Las perspectivas sobre cuánto subirán los precios de las viviendas durante el próximo año cayeron nuevamente en agosto, por tercer mes consecutivo, pero aún se mantuvieron elevadas a una mediana de 5.9%, según la encuesta.

Los precios de los alimentos aumentarían 7.9% durante el próximo año, frente a la expectativa de 7.1% de la encuesta de julio. El alquiler avanzaría 10% durante los próximos 12 meses y el de la atención médica lo haría en 9.7% durante el próximo año, ambos 0.2 puntos porcentuales más que en julio.

El SCE, que se lanzó en el 2013, contiene información sobre cómo los consumidores esperan que se comporte la inflación general y los precios de los alimentos, la gasolina, la vivienda y la educación.

También proporciona información sobre las opiniones de los estadounidenses sobre las perspectivas laborales y el crecimiento de las ganancias y sus expectativas sobre el gasto futuro y el acceso al crédito.

La encuesta es representativa a nivel nacional de un panel rotativo de aproximadamente 1,300 personas.

El SCE contiene información sobre cómo los consumidores esperan que se comporte la inflación general y los precios de los alimentos, la gasolina, la vivienda y la educación.