Los estados apoyarán una reforma fiscal que contenga un IVA homologado de 12%, pero siempre y cuando se establezca un impuesto estatal a las ventas finales de 2%, dijo el coordinador de la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales, Christian Rodallegas.

En entrevista, adelantó que también irán por más potestades tributarias que perdieron con el fin de dejar de depender de la Federación. Con la propuesta toral que estarán negociando con las autoridades, el también Secretario de Finanzas y Administración del estado de Chihuahua, habrá una mayor libertad fiscal.

Creemos que deben ser más inteligentes en repartir el pastel , opinó ahora que el gobierno federal ya confirmó que presentará una propuesta en septiembre.

También informó que para el caso de la Tenencia que habrá de desaparecer trabajan con las autoridades para ver la forma de compensar dichos recursos porque a los estados se les está dejando la papa caliente , pues hay un rechazo generalizado por ser considerado un impuesto inequitativo.

Chihuahua estaría perdiendo 500 millones de pesos al desaparecer la Tenencia, mencionó.

Rechazó que haya un retraso en la entrega de las participaciones a las entidades federativas como se ha dicho para Veracruz y Coahuila.

Por el contrario, en el primer trimestre se tuvieron flujos positivos, pero advirtió que no se deben echar las campanas al vuelo por la situación internacional.

IMEF respalda propuesta

Por su parte, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) se pronunció en favor de una reforma fiscal que contenga un IVA generalizado y la desaparición del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU).

El presidente del instituto, Gustavo Rodarte, estableció que ahora que se discuta una nueva reforma, se debe tomar en cuenta que si bien homologar la tasa del Impuesto al Valor Agregado ayudará a mejorar el sistema tributario, afectará a muchas familias de escasos recursos.

Por ello, propuso que será necesario se establezca un esquema de subsidios eficientes para compensar el efecto negativo.

Respecto del caso de gravar el ingreso, afirmó que ya no pueden seguir existiendo dos impuestos, es decir ISR e IETU.

Se debe tomar sólo lo más favorable del nuevo impuesto de control, que es la posibilidad de deducir las inversiones y después desaparecerlo para que sólo prevalezca el ISR, pero con un esquema más sencillo.

Este tipo de reformas, así como otras hacen falta porque no podemos seguir siendo una veleta a la deriva de los vientos de la economía estadounidense.

Pero de forma inmediata pidió que el gobierno salga del tortuguismo para echar a andar el programa de inversión en infraestructura ante los retrasos de la presa La Perota, la refinería y el programa carretero.

También demandó acelerar la actividad turística y el financiamiento a la vivienda, para lo cual se debe tener certidumbre en el sostenimiento del empleo por parte de los trabajadores.

Recientemente, el gobierno federal propuso que en septiembre próximo incluirían en el paquete económico modificaciones a las leyes, que permitirían al gobierno captar más impuestos de la población.

La fecha límite para enviar al Congreso de la Unión es el 8 de septiembre.

Se buscaría a través de una miscelanea fiscal captar más recursos y no depender de los ingresos que genera la venta de petróleo crudo mexicano en el exterior.

[email protected]