Bali, Indonesia. Viene un periodo largo de retos para los mercados emergentes. Los bancos centrales deberían administrar con cautela sus reservas internacionales para estar listos a enfrentarlo, recomendó Anna Ilyna, Jefa de la División del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El endurecimiento de las condiciones monetarias, la tensión comercial. Cualquier ajuste brusco en los precios de activos, una burbuja en la deuda corporativa, o la incertidumbre sobre Italia, podrían detonar un nuevo episodio de aversión, matizó aparte Tobías Adrián, Consejero Monetario y Director de Asuntos Monetarios y Mercados Financiero del FMI.

En la presentación del Reporte semestral sobre Global Financial Stability Report el Consejero Monetario puso de relieve la participación de nuevos participantes en el mercado, los trader de alta frecuencia, cuya irrupción en el mercado es tan nueva, que no nos permite anticipar como reaccionaran ante un episodio de alta incertidumbre. 

Al organismo también le preocupa el ciclo de alza de tasas que mantienen economías emergentes como México, Indonesia y Filipinas, está impactando ya en su crecimiento económico.

Advierte que los bancos centrales de economías emergentes han tenido que intervenir subiendo sus tasas aún más, para tratar de restar presión a las divisas en el reciente episodio de volatilidad contra emergentes. Y con ello, han acotado aún más su margen de maniobra monetaria.

Al interior del Global Financial Stability Report (GFSR) que es la radiografía financiera mundial que cada seis meses elabora el organismo, explican que es mucho más recomendable reducir la vulnerabilidad que expone a los emergentes a salidas de capital. Pues las maniobras monetarias siempre generan impacto en el crecimiento.

En el documento, que será base de discusión en las sesiones que sostendrán los 189 miembros del FMI,  explican que el deterioro de las cuentas externas, la importante acumulación de obligaciones en dólares por parte de corporativos no financieros, o del gobierno; y la reducción del  acervo en reservas internacionales, son factores de riesgo que en un episodio de aversión, exponen a los emergentes a salidas de capitales.

Explican que estos episodios de volatilidad y aversión contra emergentes, continuarán presentándose mientras persista el endurecimiento de las posiciones comerciales, particularmente de China y Estados Unidos. Anticipan que el  alza de tasas de Estados Unidos, será también un factor para endurecer las condiciones financieras hacia emergentes. 

Y matizan que a diferencia del pasado reciente, los mercados se han vuelto más selectivos, y están deshaciendo sus posiciones solo de los emisores con más riesgos.

Esta ventaja de selectividad tendría que aprovecharse para alimentar las fortalezas que permiten distinguirse del resto y garantizar certidumbre en su desempeño ante los peores escenarios., refieren.

Selectividad a favor

En el reporte, explican que la vulnerabilidad de los emisores soberanos han aumentado desde la crisis mundial, en especial en los países de bajos ingresos.  Se refieren al aumento de la deuda pública acumulada y al deterioro de las obligaciones de corporativos no financieros.

Advierten que desde abril de este año hasta la fecha, los flujos de capital no residente hacia mercados emergentes han desacelerado generando la salida de 35,000 millones de dólares del mercado accionario y de bonos emitidos por los soberanos.

Y sostienen que en el episodio del llamado “taper trantum” o berrinche de los inversionistas ante el evidente inicio de la normalización de tasas, anunciado por el entonces Presidente del Fed, Ben Bernanke,  motivó la salida de 60,000 millones de dólares de los emergentes.

Esta diferencia radica en la evidencia de inversionistas selectivos en los mercados a los que llevan sus recursos. En aquel episodio la mayoría de los emergentes tuvieron que reaccionar para desalentar las salidas de capitales generalizadas. Mientras en el episodio actual, son las fortalezas y debilidades los factores que guían la venta masiva de títulos emergentes de un país, o  la conservación del mismo.

Apenas la semana pasada, el FMI divulgó los primeros dos capítulos de este reporte, donde advertían de la importancia de mantenerse atentos y alerta en acotar riesgos de manejo de herramientas fintech, para evitar la aparición de nuevos riesgos sistémicos.

El reporte fue lanzado durante el segundo día de trabajos de las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial, que por primera vez se realizan en Bali, Indonesia.

Es un nivel de alta prioridad

Ciberseguridad, el desafío financiero

El Fondo Uno de los desafíos más importantes que se está enfrentando en el sector financiero mundial, y en América Latina en particular, es la seguridad cibernética. Y los bancos centrales, lo mismo que las instituciones financieras, deben mantenerse alerta, señaló el consejero financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI), Tobias Adrian.

El desafío no es sólo de tipo tecnológico, observó, pues muchos delincuentes se están aprovechando de la intervención humana en los procesos de transacciones financieras para garantizarse acceso a las computadoras y sistemas de pagos, consignó.

Durante la presentación del reporte semestral, el Global Financial Stability Report el funcionario del Fondo expuso que la experiencia internacional muestra que hay instituciones financieras que para atajar este riesgo, cuentan con sistemas paralelos, hacia donde canalizan las operaciones cuando hay un ataque cibernético evidente.

Admitió que el riesgo significativo de sufrir un incidente de seguridad en el sistema financiero se ha vuelto el principal temor para las instituciones a nivel mundial, y por ello las autoridades están desarrollando prácticas muy variadas de supervisión y enfoques regulatorios, que permiten una intervención oportuna.

Puso el caso de ataques cibernéticos sufridos recientemente en Sudamérica, donde “han sido atacados algunos bancos centrales, e incluso instituciones financieras han tenido que cerrar, de manera que la ciberseguridad se ha vuelto un riesgo significativo.

“Es un riesgo complejo que puede tornarse crítico si se presenta. Por ello se debe tomar muy en serio”, aseguró.

El tema de ciberseguridad será tocado en diversas sesiones y seminarios durante las Reuniones Anuales del FMI que inician este jueves. De hecho, están planeadas conferencias sobre seguridad en la era digital y la Agenda Fintech.

Supervisión interconectada

En el capítulo sobre Reforma regulatoria 10 años después de la crisis financiera mundial, mirando hacia delante, advierten que la interconexión entre instituciones globales, genera una mayor exposición a riesgos de origen sistémico, que demandarían atención conjunta de supervisores en todas las jurisdicciones.

“La supervisión de nuevas áreas como la tecnología y ciberseguridad tiene que escalar a un nivel de alta prioridad, donde se amplíen los perímetros de vigilancia de los supervisores y se garantice una regulación prudencial en gestión de activos”.

Ahí sugirieron que se fortalezca la regulación para las instituciones financieras que se mantienen interconectadas y que representan un riesgo sistémico.

Además, tendrían que delinearse las responsabilidades de supervisión respecto de áreas de operación y garantizar una consistente vigilancia interjurisdiccional.

[email protected]