Políticos y banqueros confían en que una propuesta francesa para un rescate griego pueda ser adoptada sin desatar una moratoria o pagos de seguros crediticios, despejando un importante obstáculo para el refinanciamiento de la deuda griega, dijeron fuentes a Reuters.

Los bancos recibieron señales positivas de las agencias calificadoras de que no calificarán el plan francés de refinanciamiento como un cese de pagos, indicaron el miércoles tres personas cercanas a financistas alemanes.

"Todo el encanto del modelo francés es que ha funcionado de forma tal que será bien visto por las agencias calificadoras", indicó una de las fuentes.

Otra indicó que el hecho de que el plan francés fuera desarrollado por bancos implica que en refinanciamiento será completamente voluntario, condición previa de las agencias para no declarar una moratoria.

"No es la invención de la rueda que un abogado encuentre que un intercambio de deuda no desatará un evento crediticio", indicó un experto en derivados con conocimiento de las conversaciones.

"(El plan francés) será visto con holgura como uno que no desatará los CDS", agregó.

No obstante, un funcionario de Standard & Poor's declaró el lunes que aún era muy pronto para juzgar el impacto en las calificaciones del paquete de alivio que se encuentra en discusiones.

"Sólo les puedo decir que no podemos juzgar algo que no hemos visto", indicó Moritz Kraemer, jefe de calificaciones soberanas europeas de S&P.

La banca francesa, que posee algunas de las mayores tenencias de deuda soberana griega, propuso renovar voluntariamente parte de los bonos cuando éstos venzan, pero bajo condiciones diferentes.

Esa propuesta es discutida en Alemania también, y fuentes cercanas a las conversaciones dicen que quedan pendientes los detalles como el volumen de un refinanciamiento y los pagos de cupones de nuevos bonos.

Bruselas insiste en que los bancos y aseguradoras participen en el segundo rescate de Grecia, enfrentando la creciente presión de países como Alemania, Finlandia y Holanda por compartir la carga con los contribuyentes.

Josef Ackermann, jefe del líder del mercado alemán, Deutsche Bank, dijo el miércoles que la industria financiera está preparada para aceptar sacrificios, ya que un cese de pagos griego sería más dramático que la crisis del banco de inversiones Lehman en el 2008.

"La solución para Grecia debe evitar el colapso del sistema completo", dijo Ackermann, indicando que la propuesta alemana de un refinanciamiento voluntario de la deuda griega llevaría a un 45% de amortizaciones en la cartera de toda la banca

RDS