El Gobierno de España y el de Estados Unidos firmaron este lunes el nuevo convenio de doble imposición entre ambos países, el cual reducirá la fiscalidad sobre el reparto de dividendos y facilita las inversiones.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos publicó un informe en mayo del 2006 en el que reclamaba reformar el convenio de doble imposición entre España y Estados Unidos que, en su opinión, había quedado desfasado. Siete años más tarde, finalmente el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el embajador estadounidense, Alan D. Solomont, firmaron ayer el nuevo convenio que sustituye al que se aprobó en 1990.

El inaugurado pacto fiscal, que todavía debe ser ratificado por los parlamentos de ambos países, recoge buena parte de las reclamaciones que empresarios y despachos fiscales habían realizado en los últimos años.

El nuevo texto reduce la tributación sobre los dividendos. Con el convenio de 1990, los dividendos por utilidades logradas en España y repartidas en empresas estadounidenses sufrían una retención. Esta circunstancia no se produce en otros estados de la Unión Europea, lo que supone un desincentivo para invertir en España. De hecho, muchas compañías estadounidenses establecen holdings en países como Holanda, que tiene una tributación atractiva para la repatriación de utilidades, y desde allí deciden su política de inversión en Europa.

Con el protocolo, el convenio se coloca en un marco semejante al que tiene España con sus socios preferentes de la Unión Europea , dijo el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre. De hecho, ésta era una de las principales reclamaciones de la Cámara de Comercio de Estados Unidos. Por otra parte, en el caso de intereses e impuestos, se aplicará el principio de tributación en el país de residencia del inversionista.

En el ámbito fiscal, recientemente España también firmó junto a Alemania, Reino Unido, Francia e Italia el llamado acuerdo FATCA con Estados Unidos. Este pacto conllevará un intercambio automático de información tributaria entre los países. Con ello, se trata de reforzar la lucha contra el fraude fiscal y, a la vez, reducir las trabas burocráticas para los contribuyentes con intereses en otros estados del acuerdo FATCA.

BANCOS REDUCEN DEUDA

La deuda neta de los bancos españoles con el Banco Central Europeo (BCE) se redujo en diciembre por cuarto mes consecutivo hasta 313,109 millones de euros, informó el Banco de España.

Esta reducción es una muestra de la relajación en los mercados, a pesar de que todavía es elevada. Esta cifra, que es un índice de la capacidad o no de los bancos españoles para financiarse en los mercados en lugar de recurrir al BCE y, por tanto, de la confianza de los inversionistas en España, había encadenado récords históricos desde enero del año pasado hasta alcanzar un máximo de 388,736 millones de euros en agosto.

En diciembre, el recurso de los bancos españoles al BCE bajó 27,700 millones de euros (8.13%) respecto del mes anterior, pero aún es elevado, en diciembre del 2011 esta deuda era de 118,000 millones de euros.

En alianza informativa con CincoDías.com