La agencia calificadora Fitch rebajó la nota de la deuda española de "AAA" a "AA+", debido a las malas perspectivas para el crecimiento por el fuerte endeudamiento privado del país, arrastrando a la baja a los mercados bursátiles americanos y al euro.

Mercados retroceden por noticia

La Bolsa de Nueva York terminó en neta baja, afectada principalmente por la decisión de la calificadora de deuda: el Dow Jones perdió 1.19% y el Nasdaq 0.91 por ciento.

"El mercado recibió un shock cuando Fitch bajó la nota de España" luego del cierre de las bolsas europeas, observó Mace Blicksilver, de Marblehead Asset Management.

La decisión de Fitch también abatió al euro que hacia las 21H00 GMT cotizaba a 1.2266 dólares contra 1.2354 dólares en la noche del jueves.

Deuda de España, afecta perspectiva

"La degradación refleja la opinión de que el proceso de ajuste a un nivel más bajo del endeudamiento privado y exterior reducirá materialmente la tasa de crecimiento de la economía española a medio plazo", según la agencia que privó a España de la mejor nota posible, "AAA", rebajándola a "AA+".

La deuda privada española engloba las de los hogares, las empresas y los bancos.

La agencia mantiene la perspectiva de la economía en "estable".

"A pesar de que la deuda del gobierno y su costo siguen en los estándares 'AAA', Fitch anticipa que el proceso de ajuste económico será más difícil y prolongado que para otras economías notadas 'AAA'. Por eso la agencia ha rebajado a nota de España", añade Fitch.

Crisis del ladrillo, una pesada loza

España, golpeada de pleno por el estallido de la burbuja inmobiliaria, entró en recesión a finales del 2008 y le cuesta reanudar con el crecimiento.

Algunos observadores estiman que son necesarias varias reformas para cambiar el modelo económico español, que hasta ahora se basaba en gran parte en el sector de la construcción.

El PIB creció apenas 0.1% en el primer trimestre respecto al cuarto del 2009 y el gobierno prevé una contracción de 0.3% de la actividad en el conjunto del año.

Duro golpe para Zapatero

La noticia supone un nuevo golpe para el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que en las últimas semanas se vio presionado por los mercados y sus socios europeos debido al déficit público del país. Algunos temían que España entrara en una crisis presupuestaria parecida a la de Grecia.

La agencia de calificación Standard et Poor's ya redujo la nota de España de "AA+" a "AA" el 28 de abril, cuando estimó que las malas perspectivas de crecimiento a medio plazo iban a frenar la reducción del déficit público.

Zapatero se decidió a anunciar el 12 de mayo unas medidas de austeridad impopulares para reducir el déficit de 11.2% del PIB en el 2009 a 6% en el 2011 y 3% en el 2013.

Pero pese a este "fuerte compromiso para reducir el déficit presupuestario" aplaudido por Fitch, el servicio de la deuda exterior y la necesaria reducción de la deuda privada justifican la rebaja de calificación.

"El servicio de los intereses" de la deuda controlada por los extranjeros "va a reducir los ingresos disponibles" y Fitch "cree que la reactivación económica será menor a la prevista por el gobierno".

Perspectivas a la baja

La ministra de Economía, Elena Salgado, revisó sin embargo a la baja sus perspectivas de crecimiento para los años 2012 y 2013, a 2.5% y 2.7%, frente a 2.9% y 3.1% previsto en un primer momento.

Si la deuda pública española es inferior a la de numerosos países de la zona euro, que se sitúa en los alrededores del 55% del PIB, la del sector privado, familias, empresas, bancos, se elevan al 176% del PIB según Standard et Poor's.

La decisión de Fitch refleja la opinión de algunos observadores que estiman que las medidas de austeridad no son más que un primer paso hacia un cambio de modelo económico, que debe pasar por una reforma del mercado del trabajo y la reestructuración bancaria.

"La rigidez del mercado del trabajo y la reestructuración de las cajas de ahorro locales y regionales van a frenar el ritmo del reajuste", estima Fitch.

RDS