España colocó el jueves el total de una emisión de bonos prevista, pero como era esperado se vio forzada a elevar su costo de financiación a su mayor nivel desde 1998, en medio de una severa crisis económica y financiera que tiene a Madrid en el ojo del huracán.

Pese a la subida de las acciones, los bonos y el euro debido a las expectativas de acciones de los bancos centrales para revivir el crecimiento económico, la zona euro permanece bajo presión de los inversores y sus socios globales para desactivar lo más pronto posible la crisis de deuda.

Hay un mejor ambiente en los últimos días para los bonos españoles. Las conversaciones para un rescate de los bancos españoles son el factor que ha reducido la aversión al riesgo en los mercados", dijo Alessandro Giansanti, estratega de bonos de ING en Amsterdam.

Francia, la segunda mayor economía de la zona euro después de Alemania, continuaba beneficiándose de su estatus de refugio. El país vendió 7,840 millones de euros en bonos con un rendimiento mínimo récord, pese al anuncio de un retroceso parcial del Gobierno en una reforma al sistema de pensiones, en contra de la recomendación de la Unión Europea.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama y líderes japoneses y canadienses llamaron por teléfono a los principales líderes Europa esta semana para expresarles su preocupación por el empeoramiento de la crisis y presionar por acciones más decididas.

La canciller alemana, Angela Merkel, empañó las expectativas de que la cumbre del 28 y 29 de junio de la Unión Europea alcance un acuerdo importante hacia una mayor cercanía fiscal y unión bancaria en el bloque de la moneda única, y señaló que los avances requerirían más tiempo.

En una entrevista difundida por televisión el jueves, la canciller dijo que el área del euro se movía inevitablemente hacia una unión política al ceder mayor soberanía nacional y que esto llevaría a dos velocidades de avance de Europa, una con los países incorporados a la moneda única y otra más lenta con los que permanezcan fuera.

"No creo que haya una única cumbre que decida un big bang", dijo Merkel a ARD. "Pero lo que hemos estado haciendo por algún tiempo, y sobre lo cual ciertamente se presentará un plan de trabajo en junio, es decir que necesitamos más Europa".

"Quienquiera que esté dentro de una moneda única tendrá que moverse estrechamente junto a los demás. Tenemos que estar abiertos a hacer esto posible para que todos participen. Pero no podemos frenarnos porque algunos no quieran avanzar con nosotros", añadió.

DIFERENCIAS CON REINO UNIDO

Como principal contribuyente a la UE, Alemania mantiene la llave de cómo rescatar a España y si Europa está disponible para acordar una unión bancaria con una garantía de depósitos conjunta y un fondo de resolución.

Las declaraciones de Merkel destacan la creciente tensión con Reino Unido, que no es miembro de la zona euro y que ha sido por largo tiempo un freno a la integración europea. Londres reiteró el jueves que no formará parte de ninguna unión bancaria de la zona euro.

El ministro de Finanzas George Osborne dijo a la radio de la BBC: "No hay manera de que Reino Unido sea parte de unión bancaria alguna en la zona euro".

"Creo que Reino Unido requerirá ciertas salvaguardias si hay una unión bancaria plena", añadió. Sus comentarios dejaron al descubierto la potencial complejidad de las negociaciones de la Unión Europea en esta materia.

RDS