En España se registran 5.27 millones de desempleados, de todos ellos unos 3 millones cobran alguna ayuda económica, lo que deja a 43% sin prestaciones ni subsidios.

Los 2 millones que no perciben nada podrían elevarse a más de 2.5 millones a finales de este año.

Según los últimos datos disponibles de beneficiarios por ayudas de desempleo correspondientes a febrero, existen actualmente 2.2 millones de personas sin empleo que no reciben ni prestaciones contributivas ni subsidios, lo que suma 43% del total de desempleados.

A mediados del 2009, con la primera gran oleada de desempleados, había 1.6 millones de beneficiados de prestaciones contributivas y no llegaban a 1 millón los beneficiarios de subsidios. En la actualidad, 1.4 millones de personas reciben una prestación contributiva por desempleo, recibiendo una cantidad de 865 euros mensuales, durante un mínimo de cuatro meses y un máximo de dos años. Existen otros 1.6 millones de desempleados que cobran distintos tipos de subsidios, con una suma de 426 euros al mes durante un tiempo de entre seis y 18 meses.

La previsión para este año es que se agoten cientos de miles de ayudas contributivas y asistenciales, cerca de 200,000 prestaciones que entraron en el sistema en algún momento del 2010 y que duran como máximo 24 meses.

Para que se cumplan las previsiones oficiales de aumento del paro en 630,000 personas y un descenso del gasto en desempleo de 5.5% en el 2012 tendrían que dejar de cobrar estas ayudas 650,000 personas, según estas mismas fuentes.

Con ello, la cifra total de desempleados que no cobran nada se elevaría por encima de los 2.5 millones de personas.

En alianza informativa con CincoDías.com