España no pedirá ayuda al fondo de rescate europeo "para que compre deuda", aseguró el secretario general del Tesoro, Iñigo Fernández de Mesa, en una entrevista publicada este lunes por el diario económico Expansión.

No está en la agenda que España pida ayuda al fondo, que compre deuda, ni mucho menos", afirmó. "Esto no se ha producido y le puedo asegurar que no se va a producir", agregó.

España ya cubrió el 68% de su programa de financiación para 2012, precisó.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, afirmó el domingo en una entrevista al diario francés Le Figaro que la Eurozona está dispuesta a activar por primera vez su fondo de rescate, el Fondo de Estabilidad Financiera (FESF), para permitirle comprar deuda soberana de los Estados en los mercados.

Pero para activar este mecanismo, España debería presentar una petición, a lo que se ha negado hasta ahora, temiendo que su economía sea puesta bajo tutela con nuevas condiciones en materia de reformas macroeconómicas.

La zona euro actuaría de acuerdo con el Banco Central Europeo (BCE), precisó Juncker.

El presidente del BCE, Mario Draghi, había asegurado por su parte la semana pasada que la institución hará "todo lo necesario para preservar el euro". "Y créanme, será suficiente", subrayó.

Gracias a estas declaraciones, las vivas tensiones a las que España estaba sometida en los mercados de deuda se relajaron de forma significativa.

Tras haber alcanzado niveles récord, a más de 7.5%, los tipos de interés del bono español a diez años bajaron pese a permanecer cerca del 7%, un nivel considerado insostenible a largo plazo.

"El 7% es un interés que no se corresponde con los fundamentales de la economía española. Y, por tanto, debería corregirse, y no muy tarde", afirmó Fernández de Mesa.

España se enfrentará el jueves a una emisión de obligación considerada como un test que contará, entre otros plazos, con bonos a diez años, el valor de referencia.

RDS