España no explicó suficientemente el porqué de la desviación del déficit en el 2011 a 8.51% del PIB, en lugar de 6% prometido, dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, en declaraciones publicadas en El País.

Y cuando se reconoce una desviación de tal magnitud en un momento complicado, la credibilidad requiere explicaciones claras , citó el rotativo español.

La Comisión ya informó querer informes completos sobre la desviación presupuestaria del 2011 y las razones para tal decisión, y envió una misión de expertos a España que también desafía a sus socios sobre el objetivo del 2012, consiguiendo una cifra menor de 5.3% del PIB contra 4.4% anterior que era su compromiso ante el Eurogrupo.

Sobre el fondo, en Bruselas no somos estúpidos: sabemos que los objetivos de ajuste presupuestario no pueden ser inamovibles si cambian las expectativas de crecimiento, como ha sucedido en particular en España , advirtió Almunia.

Pero España -insistió- podría haber llegado al mismo déficit final si el gobierno hubiera utilizado otras formas, sin tanto ruido , sin haber desafiado a Bruselas, consideró Almunia, quien rechazó el argumento de la soberanía nacional que utilizó Rajoy.

Hay otros desequilibrios persistentes, como la pérdida de competitividad del país y su incapacidad para retomar el crecimiento después del estallido de su burbuja inmobiliaria en el 2008.

Un menor esfuerzo agravaría otros problemas , concluyó.