España e Italia sufren versiones prematuras de la crisis económica de Grecia (…) que degeneró en una crisis política , advirtió el estratega en jefe de divisas en JP Morgan, John Normand.

El riesgo de abandonar la Unión Europea se mantuvo latente desde las elecciones griegas en junio del 2012 (…), esta situación se ha convertido en un comodín a la hora de negociar las condiciones del rescate , observó.

En una nota dirigida a sus inversionistas, aseveró que con esta medida extrema, Grecia consiguió exhibir la vulnerabilidad de la Unión Europea en su conjunto y el caso sería muy similar si España o Italia se ven orilladas a recibir un rescate mayor.

De acuerdo con el analista, España tiene una de las más importantes necesidades de financiamiento. Para fundamentarlo, recurre a las estadísticas del Fondo Monetario Internacional (FMI), que evidencian que Japón, el líder del grupo, requiere recabar en el mercado cerca de 60% del PIB en todo el año.

Le sigue Estados Unidos, con un requerimiento financiero de 26% de su PIB; Italia, cuyas necesidades de financiamiento están en 23% del PIB, y España, cuyas necesidades rondan una proporción de 20% de su Producto. Es decir, el Tesoro debe refinanciar los vencimientos de bonos y letras por un importe aproximado a 160,000 millones de euros.

RIESGO MOTIVA INTERVENCIÓN

De acuerdo con el análisis del estratega de JP Morgan, la posibilidad latente de ser rescatados podría ser, al mismo tiempo, un factor defensivo.

Para explicarlo, refiere que el año pasado, tras la escalada del riesgo español, el Banco Central Europeo (BCE) tuvo que salir a comprar deuda a corto plazo de manera limitada para evitar el rescate. Esto sucedió en el verano.

MERCADO DETERMINANTE

JP Morgan no es el único agente financiero que está poniendo en su radar de riesgos a España.

En una nota separada, el banco danés Saxo Bank observó entre sus escenarios negativos para el 2013 que las tensiones sociales que vive España están limitando la capacidad del sector público para aplicar recortes presupuestarios.

El peor escenario supone un recorte de la nota financiera de España por parte de alguna calificadora, con lo que perdería el grado de inversión que tienen sus emisiones y pondrían a España al borde de rescate de la Unión Europea.

[email protected]