El gobierno español designó a dos gabinetes de evaluación "independientes" para efectuar una auditoría de sus bancos y "despejar definitivamente las dudas" sobre la fiabilidad del sector que tiene 184,000 millones de euros de activos problemáticos, anunció el lunes el Banco de España.

"El objetivo de esta iniciativa", para la que el Ejecutivo eligió a las firmas Roland Berger y Oliver Wyman, "es incrementar la transparencia y despejar definitivamente las dudas acerca de la valoración de los activos bancarios en España", afirmó el banco central en un comunicado.

"El proyecto consta de dos partes. Una primera será una evaluación general de los balances bancarios en España y de su capacidad de resistencia ante un escenario adverso. El resultado de este ejercicio, para el que se ha contratado a las dos empresas señaladas, se conocerá en la segunda quincena de junio" precisó el banco central.

La otra pieza fundamental del plan "será un contraste de los procedimientos de estimación y anotación del deterioro de los activos bancarios de cada grupo bancario", explica el comunicado.

El sector bancario español, que suscita inquietud en los mercados y los países europeos vecinos, debe aún efectuar 30,000 millones de euros de provisiones suplementarias, tras haber realizado ya 53,800 millones en una precedente reforma en febrero.

RDS