El gobierno de España estimó hoy una caída de 1.7% de su Producto Interno Bruto (PIB) para este año y que al desempleo se sumarán unas 630,000 personas, para llegar a unos 6 millones de desocupados.

El Consejo de Ministros del gobierno español aprobó este viernes las líneas de los Presupuestos de este año, que incluyen que el objetivo de déficit fiscal se cambiará de 4.4% previsto en un inicio, a 5.8% del PIB.

En la actualidad siguen en vigencia los presupuestos aprobados en 2011.

En rueda de prensa, la vicepresidenta primera, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Economía, Luis de Guindos, y de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentaron el paquete que prevé una tasa de desempleo de 24.3% al cierre de 2012.

El gobierno de Mariano Rajoy intentará que a finales de este mes el Parlamento (donde cuenta con mayoría absoluta) apruebe estos presupuestos y comunicarlo así a la Comisión Europea (CE) para integrarlos a su paquete sobre estabilidad presupuestaria.

De Guindos expuso que se trata de un paquete realista ante la situación que vive España, y que será un año difícil para el país debido a que se llegará casi a los seis millones de desempleados, porque se prevé una baja de unos 630,000 puestos de trabajo.

Montoro descartó a su vez un incremento en los impuestos y aseguró que los ajustes serán en el gasto público, como es el caso de los ministerios del gobierno que lo reducirán este año un 12.5% respecto a 2011.

Sáenz de Santamaría explicó por su parte que se trata de medidas de ajuste en el presente y futuro para la consolidación fiscal necesarias para el crecimiento económico.

La aprobación de estas cifras coincide con el anuncio sobre el déficit público anunciado este viernes en Bruselas por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, que 'es una decisión soberana de España' que no ha sido consultada con otros dirigentes europeos.

España había anunciado que el déficit de este año sería de 4.4%, pero al conocerse que en 2011 no fue de 6.0%, sino de 8.51% el esfuerzo para llegar a ese objetivo será mayor y por eso su decisión de buscar que sea de 5.8% del PIB.

Por ahora, el gobierno español no recibe ninguna respuesta de parte de la Comisión Europea ya que Rajoy aseguró que planteará en abril próximo a la institución comunitaria el cambio de objetivo de déficit.

Ante esos anuncios, el secretario general del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, manifestó que Rajoy es 'bienvenido a la racionalidad', pero llamó a no quedarse en ello, sino 'avanzar en la siguiente dirección'.

Al clausurar la conferencia 'Progreso Latinoamericano, Prosperidad y cohesión social', que reunió a representantes de partidos políticos latinoamericanos, opinó que al momento de abordar ese tipo de ajustes se requiere pensar en que la inversión social no se pierda.

RDS