El gobierno español aprobó por decreto una reforma laboral para reducir el desempleo, que alcanza 20% de la población activa, mientras continúan las dudas sobre la capacidad española de sanear sus finanzas y Bruselas reclama más recortes de los ya anunciados.

José Luis Rodríguez Zapatero, mandatario de aquel país, aprobó esta reforma el mismo día en que volvió a difundirse información sobre un posible plan de rescate a España por parte de la prensa.

La reforma laboral forma parte de las medidas con las que el gobierno enfrenta la crisis, presionado desde hace meses por la zona euro y los mercados para que reduzca un déficit elevado a 11.2% del PIB.

Fue aprobada en un consejo de ministros extraordinario en forma de decreto ley sin el acuerdo de sindicatos ni empresarios, después de que las negociaciones a tres bandas fracasaran la semana pasada.

Según el gobierno, el proyecto tiene tres objetivos: mejorar la productividad, dar mayor estabilidad en el empleo y dotar de mayor flexibilidad interna a las empresas.

El Ejecutivo, que acaba de aprobar un plan que implica el recorte del sueldo de los funcionarios y el rechazo de los sindicatos, tomó esta segunda medida para impulsar el empleo y flexibilizar el mercado de trabajo, por lo que se enfrenta a su primera huelga general, el 29 de septiembre, y al rechazo de los partidos.

El plan de ajuste español pretende bajar el déficit ahorrando 5,000 millones de euros este año y 10,000 en el 2011, pero la Comisión Europea le pidió esta semana que especifique las medidas que incluirá en los presupuestos del 2011, en los que le llamó a ahorrar 1.75% del PIB.

Alemania da su visto bueno

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, alabó a España por lo que consideró sólidas decisiones económicas que ayudarán a hacer a Europa más competitiva.

Considero lo que han hecho como destacable. España ha hecho una importante contribución para mejorar la competitividad del conjunto de Europa. Nuestro continente en su conjunto puede considerarse como competitivo , dijo en Bruselas. Creo que deberíamos alentar a España diciéndole que este es el camino correcto , afirmó.