El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado que apoyará la tasa sobre las transacciones financieras si bien matizó que habrá que estudiar alguna medida adicional para evitar que su coste se traslade a los consumidores. La tasa, un remedo de la llamada tasa Tobin, ideada por el economista James Tobin en los años setenta y que Francia y Alemania rescataron el pasado verano, propone imponer a partir de 2014 un 0.1% a las transacciones con acciones y bonos y un 0.01% a las operaciones con derivados. Esta tasa generaría 57,000 euros al año, según la Comisión Europea.

Rajoy recalcó que la tasa a las transacciones financieras lleva tiempo debatiéndose y que todos los lideres europeos quieren que esta se discuta, se acuerde y se haga cuanto antes. En este sentido, recordó que en Europa muchas veces hay decisiones que tardan mucho tiempo en tomarse y otras que tardan en entrar en vigor, cuando sería "muchísimo mejor" que se tomarán con "mayor rapidez", como en esta ocasión.

Por su parte, Nicolas Sarkozy reiteró su defensa de la instauración de una tasa a las transacciones financieras a nivel europeo, aunque "sería mejor a nivel global". Según el presidente francés, hace falta que haya "un grupo líder" de países que la adopte para que luego otros le sigan, porque no sería correcto no esperar a que otros tomen la decisión de aprobarla sin hacer "nada" entretanto. Asimismo, defendió que no se podría justificar ante los ciudadanos el que a ellos se les suba los impuestos y a los financieros no se les aplique también un impuesto. "La población es inteligente y lúcida", remarcó Sarkozy, que advirtió que "no es bueno ocultarle nada, es mucho peor". "La verdad y la valentía en un periodo de crisis es el camino más seguro", agregó Sarkozy.

En cuanto al papel de las agencias de calificación, Rajoy es contundente: "Nos importa mucho lo que hace y dice todo el mundo, pero el Gobierno que yo presido ha marcado su propio camino: la reducción del déficit público", afirma. "Si los países de la Unión Europea cumplimos con nuestro deber, esta crisis la vamos a superar y no en mucho tiempo", ha asegurado. Nicolas Sarkozy ha quitado importancia a las agencias de calificación y ha señalado que la política económica de un país no se define de esa forma. "Hay que reaccionar a estas decisiones con sangre fría, lo que debemos hacer es reducir nuestros déficits, gastos y mejorar la competitividad. No debemos volvernos locos porque una agencia haya hecho una rebaja de la calificación de la deuda". La agencia S&P quitó a Francia la triple A el pasado viernes mientras que Moody's asegura que mantiene la matrícula de honor sobre la deuda soberana del país y que su perspectiva es estable.

Respondiendo a una pregunta sobre si para ganar elecciones lo mejor es no decir nada, Rajoy ha contestado: "Nosotros ganamos las elecciones porque dijimos lo que íbamos a hacer. No hay ningún español que no crea que el PP tiene como objetivo la reducción del déficit público".

Rajoy ha asegurado además que no pretende incluir una subida de impuestos en los Presupuestos de 2012 porque es "perfectamente compatible" reconducir la situación sin subir los impuestos en los próximos meses, aunque, tal y como ha dicho, "en la vida nada es para siempre". El presidente del Gobierno también ha dicho que subir el IRPF fue una decisión que "personalmente" le costó mucho tomar, porque no cree en una economía con impuestos elevados. "No cabía otra alternativa", ha señalado, tras mostrarse convencido de que en el futuro se podrán bajar los impuestos una vez que se retome la senda de crecimiento y creación de empleo.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ha mostrado su respaldo a Mariano Rajoy en su intención de seguir contando con un representante español en el consejo ejecutivo del Banco Central Europeo cuando concluya el mandato de José Manuel González Páramo como miembro de dicho organismo. "Francia apoya con todas sus fuerzas que España mantenga un puesto" en el consejo ejecutivo del BCE, aseguró el presidente francés en una rueda de prensa junto con el presidente español en el Palacio de la Moncloa.

En alianza informativa con CincoDías.com

RDS