México es uno de los pocos mercados emergentes de América Latina que cuenta con un importante respaldo de liquidez en dólares en caso de que persista la distorsión del mercado, consecuencia de la crisis por Covid-19, advierten expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

En el análisis titulado “Covid-19 y flujo mundial de capitales”, los expertos de la organización ubican entre los mercados emergentes más afectados por la volatilidad a Brasil, India, Corea, Malasia, Filipinas, Turquía y Sudáfrica.

Señalan que México ha logrado sufragar el panorama de incertidumbre gracias a las intervenciones de la Comisión de Cambios con cargo a la línea swap abierta con la Reserva Federal de Estados Unidos.

Esta línea con la Fed, ha permitido quitar presión al mercado cambiario permitiendo que las reservas internacionales del Banco de México (Banxico) se mantengan intactas, e incluso  se fortalezcan, consignaron.

La línea swap con la Fed fue abierta a fines de marzo. El Banco de México es uno de los 14 bancos centrales con quienes existe este mecanismo de intercambio de las divisas de cada uno.

La línea tiene un límite de 60,000 millones de dólares por seis meses. Hasta el momento se han asignado 11,500 millones de dólares, en cuatro subastas, esto significa que aún se  disponen de 48,500 millones de dólares para subastar en caso de requerirlo, sin que estas intervenciones generen un costo a las reservas del Banxico.

En lo que va del año el peso presenta una depreciación de 18.08% frente al dólar, al cierre de la jornada de ayer 20 de julio, se ubicó en 22.30 unidades por dólar. Llegó a presentar una depreciación de 33.08%, el 23 de marzo, cuando el dólar cotizó en 25.13 pesos por unidad, en medio de la caída de los precios internacionales del petróleo y la pandemia del Covid-19.