La economía estadounidense corrige el rumbo en el 2014, lo cual implica que su gobierno tomará las medidas necesarias y, sin contratiempos políticos, generará finanzas públicas sanas y más fuentes de trabajo, indicaron funcionarios del Tesoro y Comercio estadounidense, en el Foro Económico Mundial.

En un panel sobre el panorama económico de EU para los próximos dos años, Jack Lew, secretario del Tesoro, se mostró optimista sobre la reactivación económica de esta nación, al no haber obstáculos para que la mejoría continúe. El año pasado tuvimos dificultades por una carga fiscal de 1.5%, como recortes al gasto, alzas de impuestos (…), pero no lo tenemos este año .

Sobre la posibilidad de que el PIB de EU crezca 3% en el 2014, Lew argumentó que no es partidario de dar cifras exactas, pero dicho número es bastante posible por diversos factores, tales como el desarrollo en el núcleo de la economía, la consolidación fiscal o el aumento de la confianza medida en las encuestas.

Parte del optimismo corresponde a que ahora se tiene un sistema financiero fortalecido, con mayores índices de capitalización y límites claros en la toma de riesgos.

Sobre las futuras prioridades, Penny Pritzker, secretaria de Comercio, advirtió de una reforma para los impuestos a corporativos, pero sobre todo de una reforma migratoria.