Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), insistió en que la caída en los precios del petróleo podría afectar a las finanzas públicas del país, por lo cual es necesario realizar ajustes al gasto público, principalmente a Petróleos Mexicanos (Pemex), a fin de evitar consecuencias como un mayor aumento en las tasas de interés.

Durante su participación en la conferencia magistral Perspectivas Económicas de México para el 2016 realizada en la Universidad Panamericana, Carstens explicó que el proceso de ajuste sería largo y se tendrían que aumentar más las tasas de interés; sin embargo, ahora que está iniciando el año, es un buen momento para que realmente se refleje en el gasto público la nueva realidad de un precio (del petróleo) 70% más bajo de lo presupuestado , dijo, al retomar así la advertencia hecha el jueves pasado, al dar a conocer la decisión de política monetaria.

Para mantener la fortaleza de la economía, lo ideal sería que el choque generado por los bajos precios del crudo sea absorbido en un principio por el gobierno. Si el gasto público se ajusta conforme a lo que corresponda, dados los ingresos que se esperan obtener, pues haría más eficiente el ajuste al choque tan brutal que recibimos por la caída en el precio del petróleo y parte de eso lamentablemente tiene que ser en Pemex , agregó.

El banquero central indicó que las empresas petroleras en el mundo están enfrentando varias dificultades, las cuales van desde el recorte de personal hasta la falta de inversión. Desde que empezó la caída fuerte del petróleo, hace seis meses, a la fecha se han perdido 500,000 empleos en el sector de petróleo en el mundo y se han pospuesto o eliminado proyectos de inversión por 400,000 millones de dólares , refirió.

Carstens sentenció que no debería sorprender que algo similar se refleje en nuestro país . Además, comentó que Pemex no cuenta con coberturas petroleras, por lo que no se puede saber qué sucederá con ella el próximo año.

En su anuncio de política monetaria, el Banxico precisó que es fundamental mantener un marco macroeconómico sólido en nuestro país, para ello será necesario llevar a cabo los ajustes en las finanzas públicas, incluyendo a Pemex, para absorber el choque a los ingresos públicos que ha representado la caída y el deterioro de las perspectivas del precio del petróleo .

En su participación, Carstens también indicó que las expectativas de inflación para México se han mantenido estables pese a la depreciación de la moneda y que la economía del país podría crecer 2.5% este año.