En México, el pago de utilidades (PTU) y de dividendos que tienen que hacer las empresas, además de la tasa del Impuesto sobre la Renta (ISR) correspondiente, le resta competitividad al país, coincidieron expertos.

Herbert Bettinger recordó que, en México, las empresas no sólo deben pagar 30% de ISR, sino también 10% de dividendos y otro 10% de PTU, algo que, en un principio, le resta competitividad al país.

“(El PTU y los dividendos) se deben tomar en cuenta para medir qué tan atractivos somos. Todos están pensando en el pago que se hace del impuesto, pero más bien hay que pensar en todo lo que la empresa debe pagar, es decir, no sólo se debe ver la tasa del ISR o querer bajarlo, también hay que tomar en cuenta que existe el PTU y los dividendos, lo que nos hace un poco más caros”, añadió.

Por lo anterior, precisó que si México quiere responder a la reforma fiscal de Estados Unidos (EU) con un recorte similar en su tasa de ISR corporativo, no sería suficiente recortarlo a 25 o 20 por ciento.

“Si nosotros quisiéramos igualar la tasa de ISR de Estados Unidos, bajarla a 20% no sería suficiente porque nosotros tenemos 10% de PTU, por lo cual deberíamos bajarla alrededor de 16.8% para ser atractivos”, explicó.

La tasa corporativa de las empresas en Estados Unidos pasó de 35 a 21%, lo que varios sectores y expertos mexicanos han señalado como una amenaza para la competitividad en México, ya que es menos atractivo para las empresas y las inversiones saldrían del país o no llegarían.

Por su parte, José Manuel Velderrain, socio director de Velderrain Sáenz y Asociados, refirió que un escenario que podría tener México para enfrentar los efectos negativos de la reforma fiscal de EU es eliminar el PTU.

“Finalmente no es un impuesto, por lo que no va a las arcas del gobierno. Ha resultado como algo no muy eficiente, por lo cual analizar el tema de eliminarlo junto al impuesto sobre dividendos y el combate a la informalidad podría beneficiar al país incluso si la tasa de ISR corporativo se mantuviera en 30%”, refirió.

MÁS BENEFICIOS FISCALES

Por otro lado, Manuel Toledo indicó que para combatir los efectos negativos de la reforma fiscal de EU, el gobierno debería otorgar más beneficios fiscales para atraer nuevas inversiones al país y que éstas, por ende, generen mayores empleos.

“Hemos pedido más estímulos fiscales para atraer la inversión y, entre ellos, está la deducción inmediata de activos, lo cual nos ayudaría mucho para ser más atractivos”, acotó.

Agregó que así como el Banco de México sigue de cerca las decisiones de política monetaria que toma la Reserva Federal de Estados Unidos para decidir respecto a la tasa de referencia en México, lo mismo se debería hacer con la reforma fiscal.