El borrador del estándar global para el intercambio automático de información fiscal de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) precisa que de ser aprobado por los países integrantes del G-20, habrá un intercambio de información de cuentas y operaciones gestionadas por instituciones financieras, a petición de autoridades locales y de otras jurisdicciones.

El modelo global de intercambio propone incluir información de contribuyentes de diversas categorías de ingresos.

Incluso, la autoridad que requiera la información, que podría ser de la jurisdicción donde estaría detectada la irregularidad a revisar, o bien por una externa, adscrita al intercambio global, podría solicitar datos como los cambios de residencia del causante, la adquisición o enajenación de bienes de propiedad, las devoluciones del IVA, impuestos retenidos de la fuente y otros no precisados.

Para echarlo a andar, el intercambio tendría que ser aprobado por los ministros de finanzas del G-20 durante la reunión que se llevará a cabo este mes en Sidney, Australia. El siguiente paso será homologar las plataformas tecnológicas sobre las cuales la información sería intercambiada.

El borrador, desarrollado a iniciativa de países del Grupo de los Ocho y del G-20, donde México ha sido activo participante, destaca que las instituciones financieras a las que se les puede solicitar información completa del contribuyente bajo vigilancia son bancos, corredores de Bolsa, así como ciertas aseguradoras y administradoras de fondos de inversión.

También proponen estandarizar el modelo de intercambio automático de instituciones financieras con las fiscalizadoras, lo que otorgará certidumbre, simplificación, mayor eficiencia y menos costos de intercambio .

En el mismo documento advierten que el objetivo del acuerdo es limitar las oportunidades de los contribuyentes para eludir , de manera que no se cambien los activos de instituciones, o que el causante bajo vigilancia no invierta en productos no cubiertos por el modelo de supervisión y vigilancia propuesto.

El alcance de la información financiera que podrá ser requerida incluye: diferentes tipos de rentas de inversiones, es decir, intereses, dividendos e ingresos similares, y hasta saldos sobre cuentas.

La propuesta supone también límites al contribuyente, para que no utilice personas jurídicas o representantes legales para ocultar cuentas sujetas a declaración.

[email protected]