El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, se reunió con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, durante un almuerzo de trabajo previsto hace tiempo, en plena tormenta bursátil ligada a la agravación de la crisis.

"Es un almuerzo de trabajo", dijo Antoine Colombani, portavoz de la Comisión Europea. El BCE confirmó este almuerzo que tenía como objetivo "intercambiar puntos de vista sobre varios asuntos".

Este encuentro se produjo en un momento en que la preocupación sobre la situación sobre la zona euro se agrava por el temor a que España tenga que pedir un rescate global.

Los mercados le exigen al país un rendimiento de casi el 7.5% por su deuda en el mercado secundario, lo que hace pensar que el plan de ayuda para los bancos españoles aprobado el viernes no será suficiente.

La preocupación se extiende también a Italia, tercera economía de la zona euro que se encuentra en una situación muy vulnerable debido a su colosal deuda, que representa el 123% del PIB.

Al mismo tiempo, se han reavivado los temores sobre Grecia. El vicecanciller alemán y ministro de Economía, Philip Rosler (del Partido Democrático Liberal, FDP), reiteró sus dudas sobre la capacidad del país heleno para permanecer en la zona euro, en una entrevista difundida por la prensa alemana el domingo.

apr