Son seis los estados que podrían sufrir una degradación de sus notas crediticias durante este año, según los criterios de la agencia Fitch Ratings, por su debilidad en las finanzas públicas, alto nivel de endeudamiento y baja elasticidad de sus ingresos públicos.

Se trata de Chiapas, Chihuahua, Nayarit, Nuevo León, Quintana Roo y Veracruz.

De acuerdo con la calificadora, que evalúa la situación financiera de la mayoría de los estados del país (29) y de los municipios (73), estas seis entidades en la mira tienen su calificación en perspectiva negativa , lo que significa que en un plazo de 12 a 18 meses podrían sufrir un recorte en su nota.

Entrevistado por El Economista, el director de Finanzas Públicas de Fitch, Humberto Panti, reconoce que algunas de éstas, como son Veracruz y Nuevo León, entraron en una fase de reestructuración de su deuda, sobre todo de pasivos no bancarios. Veracruz, particularmente, trae programas de ajustes fiscales muy estrictos, refiere.

Sin embargo, matiza el especialista, en la mayoría de estos casos se mantiene un alto nivel de pasivos de corto plazo bancario y no bancario que, además, son poco transparentes, así como presiones de liquidez y un deterioro consistente en la generación de ahorro interno.

EXPEDIENTE CHIAPAS

De acuerdo con el comentario más reciente publicado por Fitch (21 de diciembre) acerca de Chiapas, el emisor estatal tiene una observación negativa sobre la calificación de A- .

Lo anterior como resultado de la deuda de largo plazo y el pasivo circulante, que ha venido incrementando en forma considerable.

Al cierre del 2011, la deuda total -que incluye la de largo plazo y otras consideradas por Fitch- ascendió a 13,902 millones de pesos, que representa 9.4 veces el ahorro interno de la entidad.

Chiapas, por ejemplo, destaca como uno de los cuatro gobiernos que propusieron al Congreso local el cobro de la Tenencia como un impuesto estatal, con objeto de ir elevando sus ingresos propios.

CASO CHIHUAHUA

El 21 de noviembre, el estado recibió una observación negativa sobre su nota A+ por el deterioro de su desempeño presupuestal, reflejado en desequilibrios recurrentes y el uso de líneas de crédito de corto plazo.

Fitch explicó que existen contingencias derivadas de la parte no fondeada de los pasivos por pensiones y jubilaciones de los trabajadores al servicio del estado.

Evidenció que el clima de inseguridad ha deteriorado el dinamismo de la economía local, lo cual si bien aún no se ha reflejado en los indicadores socioeconómicos podría -en el mediano plazo- influir en las inversiones privadas.

Tal como ha sucedido en Nuevo León, Chihuahua es una de las entidades que aumentó el equipamiento de su personal de seguridad, así como la infraestructura necesaria en la materia, lo que también está presionando las finanzas locales.

NL Y SUS CONTINGENCIAS

El 27 de septiembre pasado, Fitch recortó un escalón la nota de Nuevo León de A- hasta BBB+ y la colocó en perspectiva negativa .

Esta acción corresponde al elevado y creciente nivel de deuda que ha venido presionando su sostenibilidad .

Anticipa, además, que el gasto generado por el pago de pensiones y jubilaciones a los trabajadores al servicio del estado continuará incrementándose en el mediano plazo, lo cual representa una presión para las finanzas estatales .

Estas obligaciones han sido absorbidas por el estado a través de aportaciones extraordinarias. En el 2011, significaron la erogación de 2,875 millones de pesos.

[email protected]