La posibilidad de que países y compañías de mercados emergentes sufran una rebaja de su nota crediticia sigue siendo elevada, indicó este miércoles la agencia calificadora Standard & Poor’s (S&P).

Un nuevo reporte de la firma expone que hay ahora 134 potenciales rebajas en mercados emergentes, casi 30% más que en cualquier momento desde comienzos del 2011.

El riesgo es más alto en las regiones de Europa Oriental, Oriente Medio, África y Latinoamérica, a raíz de factores como los bajos precios de las materias primas y la desaceleración del crecimiento económico.

Las calificaciones de casi 28% de las compañías en mercados emergentes están con alertas de rebajas.

La agencia aseguró en junio pasado que el lento crecimiento económico de los países de América Latina podría afectar la calidad de activos de los bancos de la región.

El mes pasado, S&P redujo sus proyecciones para los precios del crudo Brent y del petróleo en Estados Unidos e indicó que la revisión indicaba que a los valores les tomaría más tiempo recuperarse.

La agencia calificadora bajó su pronóstico del 2015 para el Brent a 50 dólares y para el crudo en Estados Unidos a 45 dólares el barril.

Para el 2016, la agencia proyecta el precio del Brent en 55 dólares y el WTI en 50 dólares por barril.

Por su parte, Hung Q. Tran, director ejecutivo del Instituto Internacional de Finanzas, aseguró durante las reuniones del Fondo Monetario Internacional en Lima, Perú, que la caída del precio de las materias primas ha profundizado el deterioro de las arcas fiscales de exportadores de petróleo y metales. Y consideró que el reto es acelerar al mercado doméstico, en lo que Estados Unidos y la Unión Europea consolidan su actividad.

Varias compañías con sede en China, principalmente en los sectores bancarios y bienes raíces, tienen una perspectiva negativa. Según el reporte de S&P, esto se debe al débil crecimiento en China y a la corrección en marcha en los mercados inmobiliarios del país.