La economía estadounidense creó 266,000 empleos en noviembre, tras una larga huelga en General Motors y gracias a la solidez de sectores como salud y servicios, informó el viernes el Departamento de Trabajo.

La cifra está muy por encima de las expectativas de los analistas, que esperaban 182,000 nuevos puestos de trabajo. Sólo en enero se había registrado un número superior (312,000).

La tasa de desempleo cayó a 3.5% (-0.1 puntos), como resultado de una tasa de participación ligeramente inferior (-0.1 puntos, a 63.2 por ciento).

Los datos oficiales para septiembre y octubre fueron revisados con un fuerte aumento (41,000 empleos).

En promedio, desde el comienzo del año, la economía de Estados Unidos ha creado 180,000 empleos cada mes contra 223,000 nuevas posiciones mensuales en el 2018.

La huelga de 40 días en el fabricante de automóviles de Detroit General Motors, la más larga desde la década de 1970, explicó en parte el aumento de la tasa de desempleo en octubre, cuando había reducido la cantidad de nuevos empleos.

En noviembre, “el empleo manufacturero creció a medida que los trabajadores automotrices regresaron” al mercado laboral, dijo el Departamento de Trabajo en un comunicado.

Ese sector creó 54,000 empleos en noviembre, compensando la baja de 43,000 el mes anterior, indicó.

Entre los sectores que contrataron fuertemente en noviembre: salud y entretenimiento sumaron respectivamente 45,000 posiciones. En tanto, los servicios técnicos y profesionales registraron un avance de 31,000 empleos.

Por otra parte, la evolución del salario promedio por hora se ubicó por debajo de las expectativas, al aumentar 0.2%, contra 0.3% proyectado por analistas, estancándose en relación con el mes anterior.

Sin embargo, en 12 meses, el salario promedio por hora continuó subiendo, 3.1%, por encima de la marca de inflación anual de 1.8%, detalló la cartera laboral.

Estas sólidas cifras de empleo muestran que, a pesar de la fuerte desaceleración en el sector manufacturero desde el comienzo del año, la actividad de la economía más grande del mundo se mantiene mejor de lo que algunos economistas esperaban.

El crecimiento del Producto Interno Bruto en el tercer trimestre se revisó al alza a fines de noviembre. Sin embargo, con 2.1%, parece estar lejos de las promesas del gobierno de Donald Trump.