Las nuevas normas que piden a las empresas multinacionales revelar datos fiscales y financieros a las autoridades en todos los países de la Unión Europea (UE) donde operan podrían ser acordadas para marzo, informaron diplomáticos del bloque.

En un intento por frenar la elusión fiscal de las multinacionales, la cual, estima el Parlamento Europeo, cuesta 70,000 millones de euros (77,000 millones de dólares) al año en ingresos perdidos a los países de la UE, la Comisión Europea propuso en enero nuevas medidas contra el desvío de beneficios y otros esquemas de evasión fiscal.

Al presentar el plan de combate a la elusión fiscal el mes pasado, Pierre Moscovici, comisario europeo de asuntos económicos, explicó que los días están contados para las empresas que reducen abusivamente sus impuestos a costa de los demás . Y agregó que todas las compañías deben pagar su parte justa de impuestos, allá donde realizan sus beneficios .

Además, el ejecutivo de la Unión Europea también publicó un borrador con normas para elevar la transparencia fiscal de las empresas a las que obligaría a revelar sus ingresos, beneficios, impuestos pagados y acumulados y otra información sensible a las autoridades fiscales de todos los países del bloque donde operan.

Los 28 países del bloque probablemente acelerarán las negociaciones sobre esta norma con el objetivo de alcanzar un acuerdo político el próximo mes, según información de diplomáticos implicados en las conversaciones.

El primer intercambio de opiniones sobre la propuesta de la comisión será en la reunión mensual de los ministros de finanzas de la Unión Europea a celebrarse el próximo viernes.

El acuerdo político necesitaría el respaldo técnico antes de estar operativo, pero el periodo inusualmente corto para alcanzar un consenso supondría un ejemplo poco frecuente de cohesión en la Unión Europea sobre asuntos fiscales, en los que habitualmente los países bloquean o desaceleran las negociaciones durante años usando su poder de veto.

El acuerdo podría allanar el camino a más propuestas que busquen hacer públicos más datos de empresas, y no sólo para las autoridades fiscales.

La comisión está evaluando las consecuencias de este movimiento y pretende concluir como muy tarde el primer trimestre de este año , sostuvo una portavoz de la comisión a periodistas.