El Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) sin petróleo de marzo rompió la racha de 11 meses consecutivos en desaceleración, al ubicarse en 3.64 por ciento.

La Junta de Gobierno del Banxico explicó que la mejor posición de la moneda nacional respecto del dólar, observada en los últimos meses, podría estar contribuyendo a reducir gradualmente la tasa de variación del INPP.

No obstante, desde Londres, Andrés Abadía, economista para América Latina en Pantheon Macroeconomics, comenta que el indicador podría estar apuntando también cierta debilidad de la actividad económica.

La información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestra que en su registro mensual el INPP registró una variación de 0.44 por ciento.

En el detalle se observa que el Índice de Mercancías y servicios de uso intermedio, excluyendo petróleo, reportó en marzo una variación de 0.45%, ubicando su tasa anual en 3.79 por ciento.

En tanto, el Índice de Mercancías y servicios finales, excluyendo petróleo, mostró un alza mensual de 0.44% que llevó al registro anual a 3.58 por ciento.

DESAGREGANDO PRECIOS

La información del Inegi muestra que por grandes grupos de actividad económica, los precios de las actividades primarias registraron una variación mensual de 0.49% que en el comparativo anual llevó al indicador a registrar una variación de 6.35 por ciento.

En este grupo, se ubican actividades como agricultura, ganadería, pesca, minería y explotación forestal; es decir, los productos de consumo.

Mientras, las actividades secundarias arrojaron una fluctuación de 0.41% mensual, para un registro anual de 3.45% al mes de marzo.

Aquí se está mostrando la variación que presentaron los precios de productor de actividades como el sector industrial, que transforma la materia prima que es extraída o producida por el sector primario e identifican segmentos como el de minería, generación, transformación y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final, construcción e industrias manufactureras.

En este tipo de actividades destacó el incremento de 0.86% que presentaron los precios en la industria de la construcción con lo que la tasa anual fue de 5.87%, de la manufactura que registraron un alza de 0.39% para llevar la tasa anual a 3.47 por ciento.

Finalmente, el de actividades terciarias, que son las que no producen ningún bien, pero brindan servicios como salud, educación, turismo, comercio, telecomunicaciones, banca, transporte, administración pública, entretenimiento y defensa alcanzaron un registro positivo mensual de 0.49%  que en el comparativo anual resultó en una variación de 3.59 por ciento.

ymorales@eleconomista.com.mx