México alcanzó un crecimiento de 0.1% en el segundo trimestre del año, con cifras ajustadas por estacionalidad, de acuerdo con la estimación oportuna del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Este “modesto desempeño” evitó la recesión anticipada por la mayoría de los estrategas del mercado, pero evidencia “una desaceleración generalizada en la actividad de la economía.”, de acuerdo con Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs.

Según los datos preliminares, la palanca que limitó una caída del PIB en el segundo cuarto del año, fue el sector servicios, que logró un avance de 0.2%, respecto del trimestre previo. Este sector económico fue el único que registró un ava|nce entre abril y julio, pues el industrial no registró crecimiento y las actividades primarias, como la agricultura y ganadería, se contrajo 3.4 por ciento.

En un comparativo histórico, este desempeño cercano a 0, que indica un estancamiento, se convierte así en el peor ejercicio para un periodo similar en una década, sólo superado por el registrado entre abril y junio del 2009, cuando el PIB presentó una contracción de 6.57%, resultado del efecto dominó de la Gran Recesión Mundial, liderada por Estados Unidos, el principal socio comercial de México.

El Inegi precisa que estas estimaciones oportunas podrían cambiar respecto cuando se publique las cifra oficial, el próximo 23 de agosto.

Diagnóstico: desaceleración

De acuerdo con el PIB Oportuno, el avance anual durante el primer semestre del 2019, se situó en 0.3% comparado con 1.9% del mismo lapso del año anterior.

Pero evidencia una desaceleración de la economía, de acuerdo con el presidente del Inegi, Julio Santaella, que en su cuenta oficial de Twitter, contrastó este desempeño con la expansión de 2.1% observada en el segundo semestre precedente, es decir de julio a diciembre del 2018.

Desde el mercado de Londres, Andrés Abadía, economista senior para América Latina en Pantheon Macroeconomics, advierte que estos datos evidencian “una economía extremadamente débil” que según Goldman Sachs, “es cada vez más frágil”.

En su cuenta oficial de Twitter, Jonathan Heath advirtió que “el crecimiento del PIB de los últimos cinco trimestres ha sido muy cercano a cero ”.

Consignó que “el crecimiento promedio anual de los últimos cinco trimestres es 0.04 por ciento”.

Heath forma parte del grupo de técnicos que se están reuniendo con miras a recomendar, si fuera pertinente, la creación del Comité del Fechado de Ciclos Económicos para México. Su cuenta de Twitter es a título personal y no representa posiciones oficiales de ninguna institución con la cual se le pueda identificar, como el Banco de México, donde es subgobernador.

De acuerdo con el estratega de Goldman Sachs, este desempeño evidencia un ciclo en desaceleración que amenaza con caer en territorio de contracción, que claramente está apuntalado por el flujo de remesas que se mantiene sólido, aunque los agentes domésticos se mantienen más defensivos acerca de sus decisiones de inversión.

Industria con profunda debilidad

En el detalle de la información, destaca el desempeño de la actividad secundaria, que se refiere al sector industrial. De acuerdo con las cifras oportunas del Inegi estas actividades no mostraron variación.

Si se extiende la observación al semestre, se observa una contracción de 1.8% respecto del mismo periodo del año anterior.

De acuerdo con Andrés Abadía, este dato continúa mostrando el efecto de la incertidumbre asociada a la lenta ratificación del Tratado de Comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), a la guerra comercial y a la profunda debilidad que mantienen el sector de la minería y el petróleo.

Agropecuario cae

El sector primario, que incluye actividades de agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza, protagonizó una caída trimestral de 3.4 por ciento. En la medición anual, se observó un avance de 1.7 por ciento.

De acuerdo con Gabriel Pérez del Peral, profesor e investigador en la Escuela de Gobierno y Economía, de la Universidad Panamericana, el PIB es un indicador compuesto, que mantiene  una tendencia a la baja.

Destaca que México dejó de ser una economía rural desde hace más de tres décadas. Es un país de servicios y una economía industrializada manufacturera, en especial activa en el sector automotriz y por su baja participación en el PIB, las actividades vinculadas al segmento no suelen ser un contrapeso importante.

Sector exportador mantiene a flote la economía

“Las exportaciones son el principal motor de la economía mexicana”, destacó Luis de la Calle, director general de la consultoría De la Calle, Madrazo, Mancera (CMM).

Mientras que el Producto Interno Bruto (PIB) tuvo un crecimiento interanual de 0.3% en la primera mitad del año, las exportaciones mexicanas escalaron a una tasa de 3.7%, de acuerdo con datos preliminares del Inegi.

De manera desglosada, ninguno de los principales componentes del PIB creció más que las ventas externas: las actividades primarias escalaron 3.6%, las actividades secundarias descendieron 1.8% y las actividades terciarias subieron 1% en el primer semestre de 2019, a tasas anuales.

[email protected]