En el primer trimestre del gobierno de Andrés Manuel López Obrador se gastó casi la misma cantidad en la inversión física (que sirve para crear infraestructura o mantenimiento de la misma) que lo que se destinó en el costo financiero de la deuda (pago de comisiones, interés y amortizaciones).

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el gasto en inversión física fue por 140,954 millones de pesos; mientras que al servicio de la deuda se destinaron 138,831 millones de pesos, es decir, apenas una diferencia de 2,123 millones de pesos.

El gasto en la inversión física registró una reducción de 13.1%; en tanto el costo financiero de la deuda creció 6.1%, con respecto a lo reportado en los primeros tres meses del 2018.

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), explicó que el crecimiento en el costo financiero de la deuda es resultado de la inercia del elevado endeudamiento que se alcanzó en los dos últimos sexenios.

“La nueva administración tiene que hacer frente a estos compromisos que le son heredados. Anteriormente vimos que el gasto en el servicio de la deuda sobrepasó a la inversión física, pero ahorita están equiparándose”.

Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey, expuso que también influyó el incremento de las tasas de interés que se observaron en el 2018 por parte del Banco de México. “Este incremento ha hecho que el monto del costo financiero no baje”.

A su parecer, no es una buena señal que se esté destinando la misma cantidad al pago de intereses de la deuda que a un rubro que te ayuda a generar crecimiento y productividad.

Menor crecimiento detuvo la inversión

Los expertos coincidieron en que el menor crecimiento en la economía mexicana durante el primer trimestre (-0.2%, respecto al trimestre anterior) limitó los ingresos presupuestarios del gobierno federal, por lo que se destinaron menores recursos a la inversión física.

“Las restricciones en la inversión como al gasto programable se deben a la menor recaudación fiscal que se tuvo en el primer trimestre, la cual fue menor a lo programado, y si a esto sumas el entorno económico externo e interno, implica que el gobierno tuviera más cautela con sus gastos”, dijo De la Cruz.

En el primer trimestre los ingresos tributarios fueron por 857,996.4 millones de pesos. Si bien presentaron un crecimiento de 5.1%, con respecto al 2018, fue un monto menor a lo proyectado, que eran 861,467.2 millones de pesos.

Tenorio consideró que los recursos a la inversión pública están siendo muy castigados por la actual administración, a pesar de que ha indicado que se reforzará el gasto en infraestructura.

“Lo cierto es hay mucha obra pública inconclusa en casi todos los estados. Hay muchos subejercicios, y ello se hace para poder destinar más recursos a los programas asistenciales”.

Para Tenorio es difícil pensar que la inversión pública llegue a representar 5% del Producto Interno Bruto (PIB) como se plantea en el Plan Nacional de Desarrollo, pues hasta el momento no se ha inaugurado nueva infraestructura y sólo se habla de dos proyectos: Tren Maya y el Istmo de Tehuantepec.

El que menos pierde

El único sector que presentó un incremento en su gasto de inversión física fue el energético, pues creció 18.2%, en términos reales y respecto del primer trimestre del 2018, con lo que erogó un total de 72,408 millones de pesos. Dicho monto representa 51% del gasto total que se hizo en la inversión física, de acuerdo con datos de Hacienda.

El sector de abastecimiento, agua potable y alcantarillado tuvo la mayor reducción en la inversión física con 84.7%, su gasto en dicho rubro pasó de 808.2 millones de pesos a 129.1 millones de pesos.

Lo mismo se observó en el sector de comunicaciones y transportes, ya que tuvo una disminución de 77.9%, al pasar de 13,918 millones de pesos a 3,206 millones de pesos.

En educación, la reducción también fue drástica, pues se ejercieron 152.2 millones de pesos, 68.9% menos a lo que se observó en el primer trimestre del 2018, cuando se ejercieron 473 millones de pesos.

[email protected]