De las 32 entidades federativas del país, 17 registraron un crecimiento superior al observado en la economía nacional durante el 2011, de 3.9%, según registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Colima se colocó a la cabeza. El Producto Interno Bruto (PIB) del estado mostró una expansión anual de 10 por ciento.

Le siguieron Querétaro, con un avance de 7.7%; Sonora, con 7.1%; Baja California, con 6.5%, y Nuevo León, con 6 por ciento.

Estas cinco entidades fueron impulsadas por sus sectores secundarios o industrias de la transformación, al ser de las que más crecieron en el rubro. Tan sólo en Colima, las actividades secundarias mostraron un incremento de 28.9%, mientras que en el resto de los estados el avance estuvo en en un rango de entre 8.2 y 11.2 por ciento.

Recientemente, el área de Estudios Económicos de Banamex anticipó que Colima obtuvo en el 2011 la tasa de crecimiento más alta, según estimaciones. La institución financiera estimó un avance, en ese entonces, de 8.7 por ciento.

Rafael Gutiérrez Villalobos, secretario de Fomento Económico de la entidad, comentó que la razón del acelerado crecimiento en su economía se debe -principalmente- al sector de la construcción, el cual creció en el 2010 poco más de 57%, mientras que en el 2011 se tienen estimaciones de que lo hizo en 45 por ciento.

Según el estudio: México y sus estados de oportunidad 2012 , realizado por la consultoría PricewaterhouseCoopers, los principales avances estructurales en Colima, que fortalecen su atractivo económico, están en su sistema judicial y de seguridad, la facilidad para abrir un negocio, la ampliación de la infraestructura portuaria, aérea y de caminos, el desarrollo urbano y la transparencia gubernamental.

EL CAMPO, ARMA DE DOBLE FILO

En contraparte, los estados que menos crecieron fueron Sinaloa (0.4%), Guerrero (0.8%), Tamaulipas (1.1%), Oaxaca (1.6%) y Tlaxcala (1.9 por ciento).

Todos éstos, con economías fuertemente ligadas al campo y la pesca, cayeron en la riqueza generada por sus actividades primarias.

A nivel nacional, la agricultura, ganadería y pesca descendió en promedio 1.4%, con Tlaxcala y Sonora con los principales descalabros, al tener bajas de 26.8 y 24.2%, respectivamente.

De las 32 entidades, sólo Campeche , que se distingue por tener el PIB per cápita más alto en México, mostró una caída de su PIB, con 3.6 por ciento. Lo anterior estuvo ligado a las actividades secundarias principalmente la extracción de petróleo , las cuales cayeron en 5.4%, mientras sus sectores primarios (agroindustria) y terciarios (servicios) tuvieron variaciones de 2 y 4.8 por ciento.

EL MERCADO INTERNO, LA CLAVE ?PARA EL CAMINO DEL CRECIMIENTO

Aunque en promedio la industria de la transformación se comportó de manera positiva entre los estados durante el 2011 (con un avance de 4.7% en promedio), la consultoría aregional comenta en su artículo: Expectativas de crecimiento del sector secundario en las entidades federativas, 2011-2014 :

La crisis económica del 2009 dejó significativas lecciones para las entidades federativas mexicanas, una de las más importantes se relaciona con la alta dependencia que mantienen los estados de fuerte vocación industrial (región norte y centro del país) con el ciclo industrial estadounidense, así como la debilidad de sus propios mercados internos .

Es decir, la debilidad de las cadenas productivas entre empresas locales y estatales conllevó a que las industrias no encontraran apoyo en sus mercados internos en un momento en que resultaba difícil sostenerse de los mercados externos .

La consultoría refiere que a partir de la coyuntura del 2009, cuando se resintieron los efectos más fuertes de la crisis, las entidades que logren apuntalar sus mercados internos podrán crecer de forma sostenida y ser menos afectados por los vaivenes de los hoy inestables mercados internacionales.

[email protected]