México mantuvo la mayor inflación de energéticos entre los 34 miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la tercera en alimentos en el mismo comparativo, informó el organismo.

En un listado donde predominan los registros negativos en los precios al consumo de energéticos por parte de los países miembros de la organización, México inscribió una fluctuación anual de 6.6% en diciembre.

Esta variación incluye precio de gasolina, gas y electricidad, entre otros. La variación promedio de los países OCDE fue negativa en 6.3 por ciento.

Los extremos

En el desagregado de la información se observan las fluctuaciones extremas de los precios de energéticos, donde 31 economías de los 34 miembros registraron variaciones negativas.

Entre ellas, el registro más bajo fue el de Luxemburgo, que se inscribió una variación negativa anual en los precios de energéticos en 10.7%, seguido por Estados Unidos, con una caída de precios de 10.6% y la de Grecia, que también resultó negativa en 10.4 por ciento.

Al extremo está la inflación líder de energéticos mexicana y siguen Japón, con un registro de 2.8%, así como Nueva Zelanda, que no tuvo variación alguna.

Líder en inflación

De acuerdo con el reporte mensual de inflación que genera la entidad, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) alcanzó un registro anual a diciembre de 4.1 por ciento.

Esta variación también triplica la evolución promedio de la OCDE, que quedó en 1.1% a 12 meses y con ello se inscribe la inflación de México como la tercera más alta del grupo.

Sólo la superan Chile, que registró una desviación anual de 4.6%, y la del líder, Turquía, cuyo dato anual fue de 8.2 por ciento.

Alimentos, también ?por las nubes

La inflación que tienen los alimentos en México también se ubicó como la tercera más alta de los países miembros de la OCDE, al ubicarse en 6.6%, sólo por detrás de Turquía y Chile, con 12.7 y 8.9%, respectivamente.

ymorales@eleconomista.com.mx