El resurgimiento de la tensión comercial y los temores por una desaceleración mundial propiciaron  en agosto la mayor salida de capitales de mercados emergentes desde noviembre del 2016, según estimaciones del Instituto Internacional de Finanzas (IIF, por su sigla en inglés).

El IIF, que agrupa a los principales fondos de inversión e instituciones financieras de operación mundial, calcula que inversionistas extranjeros se deshicieron de títulos emergentes que sumarían 13,800 millones de dólares.

Con información preliminar, construida por el IIF en función de estadísticas divulgadas por sus propios clientes, advierten que los inversionistas extranjeros salieron de mercados emergentes durante 18 de los 21 días contemplados en su monitoreo mensual.

Además, destacan que a diferencia del episodio de junio, cuando también se presentó lo que llaman trade tantrum (berrinche por comercio) en agosto, inversionistas extranjeros se deshicieron con la misma fuerza de títulos en bonos y acciones de mercados emergentes. En mayo, privilegiaron la salida de mercados accionarios.

El IIF, que agrupa a los principales fondos de inversión e instituciones financieras de operación mundial, destaca que este resultado negativo contra emergentes “fue uniforme en todas las regiones”. Es decir, se presentó un episodio de aversión emergente donde los más castigados fueron mercados asiáticos, con salidas por 7,600 millones de dólares aproximadamente; seguidos por latinoamericanos, que registraron salidas por 3,900 millones de dólares y el resto, de Europa Emergente y de África.

México captó en julio

Como cada mes, el reporte mensual del IIF, el Capital Flows Tracker, hace un acercamiento por mercado emergente durante el mes inmediato anterior. Así, entre los 22 emergentes, muestra de su análisis, 14 mercados atrajeron capitales en julio, México entre los beneficiados.

Según sus estimaciones preliminares, en julio México habría captado 4,500 millones de dólares en inversiones extranjera de corto plazo, un flujo que contrasta con la salida de 400 millones de dólares del mismo mes del año anterior, cuando triunfó en las elecciones presidenciales Andrés Manuel López Obrador.

De validarse esta proyección, se habría contrarrestado en julio la salida de 1,800 millones de dólares del mes previo.

Los estrategas del IIF mantienen sin cambio su pronóstico de que México recibirá capitales golondrinos por 23,100 millones de dólares, cifra ligeramente superior a 22,900 millones que captó en todo el 2018.

La incertidumbre que se ha extendido por emergentes de todas las regiones del mundo cobró como principales víctimas en julio a los mercados de América y África, donde ubican a Brasil y Sudáfrica como los mercados más afectados de ambas regiones, reflejando una presión idiosincrática por asuntos internos.

Como se recordará, en México la información oficial es divulgada por el Banco de México en la Balanza de Pagos trimestral.

La más reciente, divulgada la semana pasada, con corte a junio del 2019, muestra la entrada de 714 millones de dólares que tomaron valores del sector público emitidos en el exterior durante el segundo trimestre, lo que muestra una ligera recuperación respecto de 683 millones observados entre enero y marzo y está muy por debajo de 4,431 que se captaron en el segundo trimestre del 2018.

La información oficial de julio y agosto será divulgada por el Banxico en la Balanza de Pagos que está programada para ser informada el 25 de noviembre.

El IIF asocia a cerca de 450 instituciones financieras de operación mundial entre los que incluye al Qatar National Bank; Standard Life Aberdeen; BNP Paribás; UBS, ICICI Bank, J.P. Morgan, HSBC Holdings; Société Générale y PIMCO, ente otros.

[email protected]