La reunión ministerial con la que se celebrarán los primeros 50 años de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) centrará sus mesas de trabajo en la recuperación del empleo.

Esto para intercambiar experiencias de cara a revertir la desocupación laboral que en los países de la zona OCDE se ha mantenido en aumento desde el 2008, cuando la tasa promedio de desempleo se ubicó en 6.2% y que ha llegado hasta 8.2%, donde se encuentra ahora.

El evento se desarrollará a partir de hoy y hasta el 26 de mayo en la sede principal de la OCDE, en París; los oradores inaugurales serán el presidente de Eslovenia, Danilo Türk, así como los ministros de Finanzas de Francia, Christine Lagarde, y de México, Ernesto Cordero.

Durante la conferencia de prensa para presentar el programa del foro anual de la institución, el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, advirtió que de no centrar en el empleo todos los esfuerzos, difícilmente saldremos de la crisis .

Por la relevancia del evento, tienen programada la participación de los mandatarios de Francia, Nicolas Sarkozy; de Chile, Sebastián Piñera; el canciller austriaco, Werner Faymann; el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y los primeros ministros de Japón, Bélgica y Hungría.

Como el Consejo Ministerial de la OCDE lo preside este año Estados Unidos, será la secretaria de Estado, Hillary Clinton, la oradora principal en la sesión que conmemora el aniversario de la Organización.

Mañana iniciará la reunión ministerial con la presentación del Informe Semestral de Perspectivas Económicas , que actualiza las previsiones de crecimiento para éste y el próximo año.

De acuerdo con Gurría, el estudio incluirá ya el impacto económico que tendrá en el Producto Interno Bruto mundial y el deterioro de la actividad japonesa.

LOS 50 AÑOS

La OCDE nació en 1961 como sucesora de la Organización Europea para la Cooperación Económica, institución hasta entonces encargada de administrar el Plan Marshall­ de reconstrucción de los países europeos tras la Segunda Guerra Mundial.

Se ha constituido en uno de los foros mundiales más representativos para la discusión y diálogo de políticas públicas, que van desde el empleo y la macroeconomía, la regulación financiera y el medio ambiente, pasando por la educación, agricultura, comercio, competencia, desarrollo, energía, industria, inversión, gobernabilidad, hasta ciencia y tecnología, servicios públicos y fiscalidad.