Los fondos de pensiones chilenos vendieron la mayoría de los activos extranjeros necesarios para hacer frente a los retiros de sus cuentas de jubilación y ahora deberían dedicarse a la venta de instrumentos locales de renta fija de corto plazo, dijo Jaime Munita, director ejecutivo de la administradora de fondos de pensiones AFP Capital.

En los cuatro días desde que comenzaron los retiros, Capital, una unidad del Grupo Sura de Colombia, transfirió alrededor de 1,000 millones de dólares a clientes y los retiros totales podrían llegar a 3,000 millones de dólares, y la mayoría de ellos ocurrirán este mes, dijo Munita en una entrevista con el programa radial para Bloomberg. Cerca de 1.4 millones de clientes de Capital solicitaron parte de sus ahorros de un total de 1.6 millones.

“Los primeros días fueron los más intensos en cuanto a volumen, era importante anticipar eso”, dijo Munita.

El Congreso aprobó una ley en julio que permite a los chilenos retirar parte de sus ahorros de jubilación obligatorios para ayudarlos a superar la pandemia de covid-19. Las AFP, como se le conoce a los fondos de pensiones, son los mayores inversionistas institucionales del país, con cerca de 200,000 millones de dólares en activos bajo administración. Los fondos podrían vender hasta 19,500 millones de dólares en activos durante el primer mes de retiros, según el regulador local de valores CMF.

El Banco Central de Chile ayudó proporcionando liquidez a través de compras de bonos bancarios y operaciones de recompra, dijo Munita.

Anticipándose a las ventas de activos externos de las AFP y la repatriación de fondos, el peso chileno fue la moneda de los mercados emergentes con mejor desempeño en julio con una ganancia de 8.4 por ciento. En lo que va de agosto, la moneda tiene el peor desempeño, con una pérdida de 4.1 por ciento.