A México le restan 20.8 años para que se acabe el petróleo si no se hace una reforma fiscal, según advirtió el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP). Con base en los resultados del Simulador de de Cambio Demográfico y Finanzas Públicas, alertó que se necesitaría recaudar poco menos de 0.5% del PIB extra cada año, para quedar igual que en el 2010.

También alertó que quedan alrededor de nueve años para que la recaudación neta de impuestos empiece a disminuir por la transición demográfica. Indicó que ello significaría el fin del bono demográfico por tener cada vez más adultos en edades de jubilación y menos en edades laborales.

A partir de ese momento la presión tributaria crecerá para los económicamente activos, sentenció. Como ejemplo destacó que durante el 2009 y el 2010, con el aumento en el Impuesto al Valor Agregado de 15 a 16% y el cambio en las tasas del Impuesto Sobre la Renta de 28 a 30%, la recaudación tributaria aumentó 0.6% del PIB.

DEUDA CRECIENTE

Por otro lado, el centro de investigación mencionó que el simulador arrojó que en 18 años, si se sigue postergando la reforma fiscal, la deuda pública podría llegar a 100% del PIB para el 2030.

México aún puede beneficiarse del bono demográfico y sus reservas petroleras, pero no durará por siempre , advirtió el CIEP.

El Centro diseñó el simulador con base en información de la Secretaría de Hacienda, el Consejo Nacional de Población y del Instituto Nacional de Geografía y Estadística para ver cómo afectarían los cambios a las finanzas públicas y a la sociedad.

El CIEP, que es una organización de la sociedad civil, utilizó una metodología rigurosa y apegada a la legislación vigente, además de información real sobre los ingresos y gastos de individuos y hogares mexicanos.

Los simuladores pronostican los efectos redistributivos en las propuestas ingresadas comparándolas siempre con el statu quo para los deciles de ingreso neto per cápita para un uso didáctico , explicó.

Se pretende que los usuarios visualicen el reto que representa para las finanzas públicas el cambio demográfico que el país sufrirá en el futuro, así como por el agotamiento de las reservas petroleras.

El CIEP expuso que las finanzas públicas están estrechamente vinculadas tanto con el crecimiento de su economía como con su estructura demográfica.

Lo anterior porque no se puede pensar de la misma forma un esquema tributario cuando se tiene una base poblacional amplia de trabajadores y una de pensionados, como ocurrirá en México.

[email protected]