Los desencuentros entre empresarios nacionales y el candidato de izquierda, líder en las encuestas de preferencias en México, terminarán por matizarse. Ambas partes saben que el diálogo será determinante si el voto de los ciudadanos favorece a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), advierte Marcos Casarin, economista en jefe para América Latina en Oxford Economics.

“En la eventualidad de que triunfe en las elecciones, los empresarios tendrán que dialogar con el presidente. Son seis años y no se pueden negar a conversar con el jefe del Ejecutivo. Por eso veo mucho más moderación en ambas partes, los hombres de negocios y el candidato López Obrador, que una carrera a los extremos”, dice.

De paso por México en una gira que lo llevará a Brasil y de regreso a Londres, dice que ha percibido “bastante disposición” del candidato AMLO y su equipo económico para conversar con los inversionistas,  sobre todo, con los del extranjero.

“Está muy claro que quiere plantear sus propuestas a detalle y que quiere precisar lo que quiere hacer y lo que no va a hacer”, menciona.

Considera que hay más incertidumbre entre los inversionistas dentro del país, que fuera, pues AMLO ha estado mucho más cercano y accesible a dialogar y responder preguntas con los inversionistas y estrategas extranjeros.

No obstante, admite que los inversionistas sí están inciertos sobre el rumbo que tomarán las políticas económicas de México, Brasil y Colombia, pues los tres enfrentarán elecciones de aquí a noviembre. Y aun cuando esta incertidumbre podría marcar la agenda de proyectos, “se están diferenciando las características de mediano y largo plazos de los mercados”.

México, la tormenta que no fue

El funcionario anticipa que la economía mantendrá una expansión de 2.3% este año que podría incrementarse ligeramente para el próximo a un nivel de 2.4 por ciento.

Prevé que la inflación seguirá en tendencia a la baja, una vez que pase la volatilidad cambiaria que está presionando al peso y que se mantendrá de aquí al momento en que se conozca el nombre del próximo presidente del país.

Reconoce que el consumo interno sigue sorprendiendo y que podría estar vinculado al fortalecimiento persistente de las remesas.

Dice que quien llegue a la próxima administración contará con finanzas públicas sanas, lo que significa que no hay retos que resolver.

El asesor de inversiones recuerda que México ha salido bien librado de los choques externos que se han presentado desde hace dos años. Comenta que pese a la incertidumbre generada por el cambio de administración de Estados Unidos, el alza del precio del petróleo y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la economía mexicana ha tenido una notable resistencia.

Es en el plan micro donde el próximo presidente podría dar un impulso positivo al país.

Marcos Casarin admite que el panorama de sus pronósticos incorpora el escenario base de un triunfo de Andrés Manuel López Obrador, con un gobierno moderado.

Bajo este escenario la previsión que tiene Oxford Economics es que considera que AMLO podría mejorar el espacio social para generar avances y cambios.

ymorales@eleconomista.com.mx