El flujo de remesas hacia América Latina y el Caribe podría registrar un leve crecimiento este año, quizá de un dígito, si se mantiene la mejoría del empleo de trabajadores hispanos en Estados Unidos, advirtió Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Al inaugurar el Foro Remesas América 2010, organizado por el Banco, el funcionario destacó que la mejora laboral, puede verse ya como un signo de estabilización en las tendencias de los envíos de dinero a los hogares de la región.

De visita en México, el funcionario expuso que durante el primer trimestre del 2010, el flujo de remesas hacia el continente fue de 13,800 millones de dólares, una caída de 7% respecto del 2009.

De acuerdo con él, esta contracción podría ser un determinante del mayor impacto que sufrieron las familias latinoamericanas por la crisis de EU.

Muchas familias ocupan estos ingresos para gastos básicos como alimentos, ropa, ahorro e inversión. Además de que son un sostén para no caer en la pobreza , explicó.

Crear empleos

En la inauguración del evento participó el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, quien sugirió que se promuevan cambios en las políticas públicas que puedan motivar un mejor aprovechamiento de las remesas.

Pero al margen, advirtió que el desafío final para las economías regionales era la creación de empleos de calidad.

Cada vez es más urgente la creación de empleos bien remunerados porque éstos no se dan por decreto. Hay que generar las condiciones óptimas en competencia y sectores estratégicos de la actividad económica para retener en nuestros países a quienes se ven forzados a emigrar , resaltó.

Entre las políticas públicas que podrían aplicarse para optimizar los flujos de dinero que envían los emigrados, sugirió que podría promoverse una reducción en el costo de los envíos de remesas.

Hace 10 años los emigrados pagaban hasta 20% por un envío de 200 dólares a su familia en el país de origen.

Hoy, pagan por la misma transacción entre 4 y 6% del total, de acuerdo con datos del BID.

ymorales@eleconomista.com.mx