Lisboa.- El banco central de Portugal recortó sus proyecciones económicas, advirtiendo que la economía no crecerá el próximo año, mientras las exportaciones se desaceleran y las fuertes medidas de austeridad del rescate siguen afectando al consumo.

El banco recortó su panorama de PIB para el 2013 a plano desde su pronóstico previo de un crecimiento de 0.3% por ciento. Este año ve una contracción del 3.4%, similar a la previsión del Gobierno, en comparación con su panorama previo de una caída del 3,1 por ciento.

Las previsiones, incluidas en el boletín económico de primavera del banco, asumían que los riesgos de un empeoramiento del panorama eran principalmente externos.

"Los riesgos a las actuales proyecciones apuntan a una evolución económica menos favorable", decía el boletín.

Estos riesgos en gran parte son el resultado de factores externos, en particular relacionados a la crisis de deuda de la zona euro, lo que podría golpear a la evolución de la demanda externa", agregaba.

Las exportaciones han sido el único sector de la economía portuguesa que se mantiene en alto mientras el país pone en marcha las fuertes medidas de austeridad exigidas en el rescate de 78,000 millones de euros dado por el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

Las exportaciones subirían 4.4% en el 2013, en comparación con el 2.7% de este año, ambas cifras bajando desde el crecimiento exportador de 7.4% en el 2011, dijo el banco.

Previamente, había previsto que las exportaciones crecerían 4.1% este año y 5.8% el próximo.

El Banco de Portugal dijo que si la situación macroeconómica se deteriora más de lo proyectado, " podría ser necesario adoptar medidas adicionales que garanticen el cumplimiento de las metas presupuestarias".

La mayoría de los economistas cree que Portugal necesitará más fondos de rescate y algunos aseguran que podría verse en problemas para cumplir con sus actuales metas presupuestarias debido al deterioro constante de la situación económica.

No obstante, el Gobierno ha descartado rotundamente cualquier necesidad de más fondos de emergencia o cualquier cambio a las actuales metas presupuestarias.

"El Gobierno está convencido de que posee una estrategia creíble para asegurar que cumple los compromisos acordados con nuestros socios", dijo el ministro de Finanzas, Vitor Gaspar, a periodistas tras una reunión semanal de gabinete.

"Los pronósticos del Banco de Portugal son muy similares a los discutidos con el FMI y la Comisión Europea en la tercera revisión del programa de ajuste", dijo, refiriéndose a la revisión del mes pasado hecha por los prestamistas a la economía de Portugal.

El Gobierno espera una contracción de 3.3% en el PIB este año, seguido por un leve crecimiento de 0.3% el próximo año.

El Banco de Portugal dijo que la economía seguirá sufriendo a causa del fuerte deterioro del consumo interno mientras los lusos enfrentan impuestos mucho más altos y recortes salariales. Pronostica que la demanda interna caerá 1.6% el próximo año, tras una caída de 6.2% prevista para este año y un descenso de 5.7% en el 2011.

Sin embargo, el dato de confianza empresarial publicado el jueves mostró que el indicador de clima económico del país subió levemente este mes por primera vez desde fines del 2010, a -4,8 desde un piso histórico de -4,9 en febrero.

El país necesita llegar a un déficit presupuestario de 4.5% del PIB este año, después de que reportara un déficit del 4% en el 2011.

El déficit del año pasado hubiera sido de 7.5% del PIB, por sobre la meta de 5.9% estimada en el rescate, si el Estado no hubiese realizado una transferencia única de fondos de pensión de los bancos a las arcas estatales.

apr