Por primera vez en cinco años, no pesa amenaza alguna de que el exclusivo grupo de países que gozan de la máxima calificación de solvencia se reduzca en ninguna de las tres agencias más grandes del planeta, que son Moody’s Investor Service, FitchRatings y Standard & Poor’s.

Según los criterios de las tres firmas, esta élite de la máxima calidad crediticia correspondiente a la AAA tiene por primera vez desde la crisis un panorama global estable, resultado de las altas expectativas de recuperación que tienen acerca de Estados Unidos y su impacto en el comercio mundial.

Para Fitch Ratings, son siete los emisores soberanos que gozan de la calificación AAA : Austria, Australia y Canadá, Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo y Alemania; mientras en Standard &Poor’s, son 12: Australia, Canadá, Dinamarca, Alemania, Hong Kong, Liechtenstein, Luxemburgo, Noruega, Singapur, Suecia, Suiza y Reino Unido.

Y en Moody’s Investor Service, son catorce: Alemania, Estados Unidos, Suiza, Austria y Australia, Canadá, Dinamarca y Finlandia, Luxemburgo, Holanda, Nueva Zelanda, Suecia y Singapur.

En el lenguaje de las agencias, los países AAA , según los criterios de las tres agencias, son los que tienen menos riesgo de caer en una suspensión de pagos o moratoria. Es decir, se trata de los emisores de deuda de mayor solvencia .

Y tuvieron que pasar seis años, tras la crisis mundial, para que el cerrado grupo de emisores soberanos con máxima nota financiera se salvaran de la advertencia de la perspectiva negativa .

Diagnóstico que advierte de un lapso que va de 12 a 18 meses para que sufran una degradación si no se fortalecen los factores financieros que debilitan su calidad crediticia.

2015, ESTABILIZACIÓN CREDITICIA

La agencia calificadora Moody’s anticipa que las calificaciones soberanas de crédito se estabilizarán el año que entra, en la medida que el crecimiento mundial se recupere, siendo el origen de esta perspectiva la fortaleza económica que anticipan para Estados Unidos.

Al interior de su Global Sovereign Credit Risk 2015, observan que el panorama global de calificaciones para el año entrante es ampliamente estable y evidencia un cambio respecto de las tendencias globales vistas en los últimos cuatro años .

No obstante el panorama general positivo, la firma puso de relieve la vulnerabilidad que existe, dependiendo de la región, acerca de los choques de confianza derivados del aumento en las tasas de interés de Estados Unidos, el menor crecimiento de China y la eurozona, y la amenaza de los riesgos geopolíticos.

LENTA RECUPERACIÓN

De acuerdo con un análisis de Standard &Poor’s, los países que han perdido su máxima nota crediticia, la AAA , pueden tardar unos nueve años en recuperarla.

Esto porque la puesta en marcha de planes de apuntalamiento económico y reformas fiscales les tomó aproximadamente este tiempo a emisores soberanos como Australia, Canadá, Suecia y Finlandia, que en el pasado ya habían sufrido una degradación similar.

En agosto del 2011, EU perdió su AAA según los criterios de S&P, un recorte sin precedentes en la calificación de aquél país que según los analistas de la agencia se constituyó en un llamado de atención sobre el impacto que sí tienen las indecisiones políticas sobre la economía .

Desde el 2009, los emisores que perdieron altura dentro del espacio AAA , han sido Japón, Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España.

[email protected]