En el 2016, el sector público emitió deuda por 22,902 millones de dólares, según cifras, del Banco de México (Banxico). Ésta es la mayor colocación anual de deuda registrada en dos décadas.

Sólo en el año pasado, el fondeo del mercado al sector público aumentó en 46.2%, pues en el 2015 este tipo de emisores levantaron 15,663 millones de dólares en los mercados, aprovechando las bajas tasas de interés.

Los emisores del sector público incluyen al gobierno, empresas paraestatales y públicas como Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el Banco de México (Banxico), el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario, así como gobiernos estatales y municipales.

Tal como lo muestran estadísticas del Banxico, estas salidas al mercado por parte de emisores del sector público han mantenido una tendencia al alza desde que Enrique Peña Nieto asumió la administración del país.

Sin embargo, las colocaciones de deuda del año pasado no son un factor de riesgo en sí mismas para México desde el punto de vista crediticio, explican agencias calificadoras como Standard & Poor’s (S&P) y HR Ratings.

De acuerdo con Joydeep Mukherjee, analista soberano para México en S&P, muchos otros países hicieron lo mismo que México el año pasado: salieron al mercado a fondearse antes de las elecciones de Estados Unidos para evitar que el riesgo de la incertidumbre por el proceso electoral de aquella nación encareciera o dificultase en el futuro cercano las emisiones.

Para Félix Boni, analista de HR Ratings, la emisión en el exterior en un año de incertidumbre como el pasado, por el eventual incremento de tasas de la Reserva Federal y luego por el proceso electoral de EU, es un factor positivo.

Desde el punto de vista crediticio, explicaron por separado ambos analistas, los riesgos están en la baja capacidad del país para generar ingresos, lo que acota su perfil crediticio.

HR Ratings tiene a México en una calificación A- , mientras S&P lo mantiene en BBB+ , ambas con perspectiva Negativa.

Para cubrir sus faltantes

Tal como lo documenta el Banxico en sus estadísticas de la cuenta financiera de la Balanza de Pagos, al cierre del 2013, que fue el primer año de gobierno de Peña Nieto, las salidas al mercado de los emisores del sector público sumaron 11,184 millones de dólares.

A partir de ahí, continuaron las salidas al mercado para cubrir los faltantes o para anticipar pagos de pasivos. De manera que entre el 2013 y el 2014 incrementaron las colocaciones en 15.9% con respecto al año previo; para luego elevarlas en 20.9% en el 2015.

Si se compara con las tres administraciones anteriores, que incluyen la de Ernesto Zedillo a quien le tocó lidiar con la crisis de 1994 la de Enrique Peña Nieto resulta la única que ha salido de manera consistente al mercado a colocar deuda.

Lo negativo en el caso mexicano, destacó el analista de S&P, es que el crecimiento económico es lento, lo que dificulta la recolección de impuestos y, por ende, limita la capacidad de reducir la carga de la deuda.

Saldo se engrosa

Estas emisiones récord del 2016 fueron documentadas en el saldo de la deuda externa federal, que al cierre de ese año llegó a 180,986 millones de dólares.

De acuerdo con Félix Boni, de HR Ratings, la expansión de las emisiones en el exterior resta cierta flexibilidad a los emisores, pues continuará presionando fuertemente sus finanzas en un contexto de incertidumbre y previsible alza de tasas .

No obstante, el estratega de la única calificadora mexicana matizó que en la agencia están tomando en perspectiva tanto la colocación de títulos como la carga de la deuda pública antes de hacer un pronunciamiento sobre la nota soberana de México, que actualmente está en A- y tiene una perspectiva Negativa.

Se tiene que distinguir entre la deuda emitida en otras divisas, la proporción de títulos en manos de no residentes, la madurez de los títulos y el flujo de ingresos, así como las reservas en dólares. Al hacer este análisis, la impresión es que no hay un riesgo mayor ni para el cumplimiento de sus obligaciones ni para su administración , refirió.

Mercados Trump

ymorales@eleconomista.com.mx