Las economías emergentes podrían tener que recurrir a intervenciones radicales en los mercados financieros, parecidas a las que usaron los países ricos durante la crisis financiera, para hacer frente a fuertes salidas de capital, sostuvo Agustín Carstens, gobernador del Banco de México.

Carstens explicó, en una conferencia de banqueros centrales celebrada en París, que las naciones en desarrollo necesitan finalmente emprender duras reformas para aumentar su crecimiento económico en el largo plazo.

Pero puede que no haya tiempo suficiente para que eso suceda, dada la magnitud de las salidas de capital de las economías emergentes, mientras algunas de las naciones avanzadas del mundo comienzan a alejarse de una era de tasas de interés bajísimas, indicó el funcionario.

En casos extremos, los bancos centrales de países emergentes podrían tener que intervenir en los mercados de bonos y valores locales, detalló Carstens, un día después de que la moneda mexicana cayó a un nuevo mínimo histórico frente al dólar.

Puede ser que tengamos que ser formadores de mercado de última instancia en nuestros propios mercados, no muy diferente de lo que las economías avanzadas hicieron en el momento de la crisis. Tal vez sea momento de que las economías emergentes se vuelvan no convencionales , precisó.

Me gustaría evitar esto, pero dado el hecho de que el ajuste podría ser violento, dada la magnitud de los (flujos), podría no haber otra alternativa , agregó el banquero central.

El funcionario también apuntó que una salida récord de capitales de China anticipa más dificultades para economías en desarrollo, porque se reducen los flujos de inversión y el costo del crédito aumenta.

Carstens pidió a los reguladores financieros en los países ricos tomar medidas para verificar cómo los grandes administradores de activos, cuyas decisiones de inversión a menudo causan fuertes movimientos en mercados emergentes, están administrando su liquidez, incluyendo pruebas de tensión y la aplicación de algunos requisitos de liquidez.

El banquero también comentó que los bancos centrales de mercados emergentes podrían hacer más para coordinar la respuesta a la volatilidad en los mercados. Una red de seguridad internacional, según lo propuesto por el Fondo Monetario Internacional, es relativamente urgente para algunos países, finalizó.

Swaps, herramienta para momentos de tensión en los mercados

En diciembre del 2007, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos estableció líneas de swap con el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco Central de Suiza a fin de proporcionar liquidez en dólares estadounidenses a los mercados extranjeros.

Posteriormente, el 16 de septiembre del 2008, dos días después de la quiebra de Lehman Brothers, el Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés) autorizó extender las líneas de swaps con otros bancos centrales y ampliar el tamaño de las líneas de crédito que ya tenía con el BCE y Suiza.

A partir de esta decisión, la Fed extendió nuevas líneas al Banco de Inglaterra, al de Japón y al de Canadá. El objetivo era que la Reserva Federal ofreciera euros, yenes, libras esterlinas y francos suizos a las instituciones financieras estadounidenses.

De acuerdo con información de la Fed, hasta el 1 de febrero del 2010, las líneas swaps se habían concedido también al Banco de la Reserva de Australia, al de Brasil, al de Dinamarca, al de Corea, al de México, al de Nueva Zelanda, a Norges Bank y a la Autoridad Monetaria de Singapur.

Estos acuerdos permiten que un banco central intercambie su divisa por una determinada cantidad de moneda extranjera. El banco destinatario puede prestar la moneda extranjera a sus entidades nacionales, bajo sus propias condiciones y riesgos.

La Reserva Federal ha explicado que en su caso, las líneas de swaps están diseñadas para mejorar las condiciones de liquidez en los mercados de financiamiento en dólares de Estados Unidos, proporcionando a los bancos centrales extranjeros la capacidad de ofrecer financiamiento en esta moneda en momentos de tensión en los mercados. (Con información de Redacción)