El crecimiento de la economía mundial será moderado a corto plazo a causa de las dificultades de ciertos países emergentes, estimó la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) en un informe en el que pronosticó un crecimiento global de 3.6% este año, frente a un estimado 2.7% en el 2013.

Dado que las economías emergentes representan ahora más de la mitad de la economía mundial, la desaceleración de ciertos emergentes importantes implica probablemente que el crecimiento económico mundial siga siendo apenas moderado a corto plazo , resume en su informe el organismo.

El documento observa en cambio en la mayoría de economías avanzadas un refuerzo de la recuperación en curso, apoyado por una política monetaria flexible y una reducción de las medidas fiscales que penalizan el crecimiento.

Pero en cuanto a los emergentes, la situación encierra contrastes, ya que según la OCDE algunos países siguen creciendo con fuerza, mientras que otros, afectados por los reflujos de capitales, están creciendo menos.

La retirada progresiva de los estímulos inyectados en la economía norteamericana por la Reserva Federal ha provocado en los últimos meses una salida de capitales de muchos mercados emergentes. Buena parte de dichos capitales regresó a Estados Unidos.

El fenómeno ha causado fuertes devaluaciones en las divisas de países como Argentina, India, Rusia, Sudáfrica y Turquía.

Sigue habiendo un riesgo de que se intensifiquen de nuevo la volatilidad de los mercados financieros y las salidas importantes de capitales observadas estos últimos meses en ciertas economías emergentes. Y esto supone un freno suplementario para el crecimiento , advierte esta organización con sede en París.