Las estimaciones de crecimiento en el mundo se situarán entre 3 y 4% para las economías emergentes y en alrededor de 2% para las desarrolladas en el mediano plazo, precisó Paul Bosse, director de Estrategias de Inversión en Vanguard Investment Strategy Group.

En el marco de la I Convención de Afores, el directivo indicó que las economías emergentes tendrán un mejor panorama en el mediano plazo. Parece que el precio del barril de crudo se ha empezado a estabilizar entre los 50 y 60 dólares , indicó el analista.

No obstante, Bosse precisó que habrá claroscuros debido a que naciones emergentes que habían sido el impulso de la economía mundial, como es el caso de China, empiezan a mostrar signos de desaceleración.

En China, a la cual podríamos llamar el mercado más grande del mundo, el sector de la vivienda registra un superávit. Este sector, que había sido uno de los principales motores para su economía, lleva algún tiempo marchando con un paso más lento, por lo que era previsible su desaceleración , dijo Bosse.

El ejecutivo destacó la importancia de las economías emergentes. No olvidemos que son los mercados de los commodities , explicó.

Por otra parte, el analista argumentó que las naciones desarrolladas crecerán a un ritmo más lento, debido a que las tasas de interés de sus bancos centrales se mantendrán casi sin movimientos en el corto plazo.

A esto se suman cambios políticos. Por ejemplo, en Europa los países atravesarán por cambios en su organización.

Alemania celebrará elecciones el próximo año, lo que traerá a colación temas como la migración y la economía. Es poco probable que se realicen grandes cambios en una coyuntura como ésta , acotó Bosse.

En este sentido, el ejecutivo dijo que el Reino Unido, la segunda economía más grande de Europa, que decidió su separación de la Unión Europea (UE) el pasado 23 de junio, aún es una incertidumbre para la economía global.

Se podría convertir en una Noruega que tiene libre acceso al mercado europeo; sin embargo, Noruega no tiene restricciones tan fuertes para la migración como el Reino Unido, por lo que este tema será uno de los puntos principales en las negociaciones .

Por último, Bosse precisó que a pesar de la turbulencia que parece existir en estos momentos en el sector bancario mundial, se mantendrá estable en el corto plazo, esto podría impulsar el crédito , lo que sería una buena noticia. El mundo está ávido de rendimientos , concluyó.

valores@eleconomista.com.mx