El término del programa de tarifas eléctricas de temporada cálida durante noviembre pasado en 10 ciudades del país, situó al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en 0.81% a tasa mensual en el penúltimo capítulo del 2014, que representa el segundo mayor registro en lo que va del año, cuando en enero fue de 0.89%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Las ciudades donde finalizó este programa fueron Mexicali, Ciudad Juárez, Culiacán, Chihuahua, Hermosillo, Matamoros, Colima, La Paz, Huatabampo y Ciudad Jiménez.

La electricidad contribuyó en puntos porcentuales con alrededor de dos terceras partes sobre la inflación general, además de presentar un incremento mensual de 24.82% en el periodo de referencia.

Otros productos con incidencia alta fueron jitomate (20.71%), carne de res (2.10%), loncherías, fondas, torterías y loncherías (0.72%), huevo (3.35%) y vivienda propia (0.17%); juntos aportaron 25.5% del total.

De los genéricos cuyas variaciones mensuales de precios a la baja destacaron por su incidencia, fueron gasolina (-0.62%), cebolla (-8.92%), servicios de telefonía móvil (-1.20%), pollo (-0.76%) y manzana (-4.66%); en su conjunto restaron 8.8 puntos base.

El índice de precios subyacente, que elimina del cálculo del INPC los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, mostró un avance de 0.16% en noviembre del 2014, respecto al periodo previo, donde los precios de las mercancías crecieron 0.12% y servicios 0.20%; en este último, sobresale que las colegiaturas no presentaron cambios.

En cuanto al no subyacente, éste aumentó 2.83% a tasa mensual, cuyas cotizaciones de los productos agropecuarios reportaron una alza de 1.62% y las de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno de 3.58%, derivado de la conclusión del subsidio en la tarifa eléctrica de verano en la ciudades antes mencionadas.

Alimentos, bebidas y tabaco colocan inflación anual en 4.17%

El INPC avanzó 4.17% a tasa anual en el onceavo mes del presente año, cuando el lapso previo fue de 4.30 por ciento.

Si bien marca una tendencia de desaceleración, aún la inflación general se encuentra, por quinto mes consecutivo, encima de 4.0%, que es el límite superior del rango objetivo del Banco de México.

Por incidencia, los rubros de alimentos, bebidas y tabaco (tasa anual de 5.40%), pecuarios (13.63%) y energéticos (7.23%) contribuyeron en puntos porcentuales con más de la mitad del aumento de 4.17 por ciento. En sentido contrario, el apartado de frutas y verduras fue el único que aportó a la baja, con 12.2 puntos base.

Los precios subyacentes exhibieron una variación anual de 3.34%, tras ascender 3.32% el mes anterior; mientras los no subyacentes lo hicieron en 6.78%, nivel por debajo de los dos meses anteriores (por encima de 7.0 por ciento).

Las cotizaciones de la canasta básica ostentaron una tasa anual de 5.09%; en el mismo periodo del 2013 fue de 4.67 por ciento.

Para Joan Enric Domene, analista económico de Invex, los precios se beneficiaron de una base de comparación alta durante el mismo periodo del año anterior, por lo que la inflación presenta una desaceleración a tasas anuales. No obstante, se mantiene la presión por parte de los bienes agropecuarios, en especial el jitomate.

Al interior del subyacente, la inflación anual de las mercancías se aceleró a 3.68%, su mayor nivel desde abril 2013.

El especialista considera que el dato de noviembre marca el inicio una tendencia a la baja y, por lo tanto, espera que la inflación cierre el año en torno al límite superior del intervalo de tolerancia de Banxico. Pese a este escenario, existen riesgos de que la persistente depreciación del peso genere presiones inflacionarias, por lo que prevé que le banco central mantenga una política monetaria sin cambios por un periodo prolongado.

El escenario para el comienzo del 2015 se mantiene sin presiones inflacionarias y el efecto base propiciará una desaceleración notable en enero próximo.

[email protected]

erp/mac