El peso mexicano cerró este viernes su peor semana desde la crisis financiera mundial del 2008, mientras los inversores esperan a que las autoridades del país tomen medidas claras que frenen el desplome de la divisa local tras la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos.

La incertidumbre de que el magnate republicano cumpla sus promesas, como el hecho de renegociar el tratado de libre comercio con México y Canadá o que bloquee el envío de remesas para construir un muro fronterizo, ha presionado al peso más que a la mayoría de las monedas emergentes.

NOTICIA: México está listo para intervenir en el mercado cambiario: Meade

En los últimos tres días, el peso ha cedido un 13% contra el dólar con lo que culminará su peor semana desde octubre del 2008, cuando las finanzas mundiales colapsaron por la crisis crediticia en Estados Unidos. La divisa mexicana se hundió un 15% en la primera semana de ese mes.

En lo que va del año el peso ha perdido más de un 20% y un 9.2 por ciento esta semana.

Después de que la moneda alcanzó en la madrugada del viernes un mínimo histórico de 21.395 unidades, el secretario de Hacienda de México, José Antonio Meade, dijo que una intervención en el mercado de cambios no hubiera tenido impacto debido a la volatilidad global.

No obstante, enfatizó en que están listos para intervenir en el mercado si hace falta y que podrían diseñar otros mecanismos para hacerlo.

NOTICIA: México sentirá impacto inmediato de resultados electorales: Oxford Economics

Minutos antes de los comentarios de Meade, el peso borró prácticamente todas las pérdidas de la jornada para cotizar a 20.61 por dólar, pero luego se hundió nuevamente a 21.0115 por dólar por la ausencia de medidas concretas, lo que decepcionó a muchos inversores.

"Tienen algunos problemas de comunicación", comentó un gerente de fondos, que pidió omitir su nombre.

La moneda cotizaba en 20.7585 por dólar con una depreciación del 0.77% frente a los 20.60 pesos del precio de referencia de Reuters del jueves.

NOTICIA: El peso cierra una de las semanas más amargas de su historia

En bancos de la Ciudad de México el dólar libre se vendió hasta en 21.27 pesos, 31 centavos más respecto al cierre de ayer y se compró en un mínimo de 20.08 pesos.

A la venta, el euro alcanzó una cotización máxima de 23.04 pesos, lo que representó 25 centavos más comparado con el término de la sesión cambiaria de la víspera; mientras que la libra esterlina cerró en 26.71 pesos y el yen se ofreció hasta en 0.229 pesos.

El Banco de México (Banxico) fijó el tipo de cambio para solventar obligaciones denominadas en moneda extranjera pagaderas en la República Mexicana en 21.0511 pesos.

NOTICIA: ¿Trajo Donald Trump la mala suerte al peso mexicano?

"Estamos en un episodio de mucha aversión al riesgo y volatilidad. La expectativa que hay es que tarde o temprano las autoridades anuncien algo. Ahorita lo que queda, lo que restaría, es escuchar al Banco de México", comentó James Salazar, analista de CI Banco.

Expertos esperan que la próxima semana esta entidad anuncie un incremento de hasta 75 puntos base de los tipos de interés para contener el desplome de la moneda.

La incertidumbre mantenía al peso oscilando en un amplio rango en medio de la dramática caída, que también ha sido aprovechada por grandes inversores internacionales que buscan beneficiarse de las rápidas fluctuaciones de la moneda.

"Estamos aprovechando la volatilidad", dijo Mark Mobius, presidente ejecutivo de Templeton Emerging Markets, al canal estadounidense de televisión CNBC. "Generalmente hablando, esto proporciona una gran oportunidad", agregó.

undefined