La moneda mexicana reaccionó positivamente ante el informe de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed). Las cotizaciones se encontraban cerca de 19.20 pesos por dólar, pero después del anuncio (1 de la tarde) lograron bajar hasta un precio de 19.040 pesos.

Sin embargo, el tipo de cambio peso-dólar hacia el cierre de las operaciones se ubicó en 19.0775 pesos en operaciones al mayoreo, con respecto a las últimas negociaciones del cierre anterior de 19.0345 pesos, lo que significó una depreciación moderada de 0.23%, equivalente a una pérdida de valor de 4.30 centavos.

En operaciones fuera de mercado, la paridad peso-dólar es negociada en 19.0075 pesos por billete verde, frente al nivel de cierre del miércoles, representa una recuperación de 0.37%, esto es una apreciación de 7.0 centavos.

La recuperación de la moneda mexicana se explicó básicamente después de que la Fed, dentro de su informe, destacara que para el próximo año incrementaría su tasa de referencia a lo mucho en tres ocasiones, por lo que elevaría su tasa hasta un nivel de 1.75 por ciento.

Además, la mayoría de los inversionistas percibió que con la estimación de la inflación subyacente, que salió por debajo de 2%, la Fed optaría por una política de incremento de tasas más pausada para los siguientes meses.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, anticipó que el tipo de cambio peso-dólar ingresaría dentro de un ambiente de menores presiones alcistas, con amplias posibilidades de cotizar por debajo de 19.00 pesos por dólar.

“El peso mexicano podría presentar una mayor recuperación frente a la divisa estadounidense, si el Banco de México (Banxico) opta por aumentar su tasa de interés dentro de la reunión mensual de política monetaria que sostendrá este jueves”, mencionó.

La mayoría de los participantes del mercado espera un aumento en la tasa de referencia de Banxico de 0.25 puntos porcentuales para ubicarla en 7.25%, lo cual se explicaría por las actuales presiones inflacionarias, además del aumento de los réditos estadounidenses, detalló.

La especialista adelantó que, bajo el supuesto de que el banco central tomará la decisión de no subir su tasa de referencia (20% del mercado), la paridad peso-dólar previsiblemente regresaría hacia la zona de 19.30 pesos por dólar.

Por su parte, el analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, pronosticó que el escenario del peso mexicano no se ve tan complicado para el resto del año, pues se espera que las cotizaciones fluctúen entre 18.80 y 19.20 pesos por dólar.

El analista de CIBanco agregó que, respecto a la Ronda 5.5 de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, no se espera que ésta influya en el comportamiento del peso, debido a que solamente se están viendo cuestiones técnicas.

[email protected]