La divisa mexicana vivió esta semana uno de los peores de su historia. Fue víctima de una serie factores como su alta liquidez en los mercados, pero también por impactos como el fenómeno Donald Trump que mantiene un discurso incendiario contra los mexicanos en la campaña presidencial de Estados Unidos y también por las intenciones del banco central de aquel país por elevar las tasas de interés, que no deja de provocar miedos en México ante una posible repatriación de dólares hacia suelo estadounidense.

En la semana, el dólar en su categoría interbancaria tocó su precio más alto: 19.87 pesos por billete, esto el miércoles. Pero el lunes el tipo de cambio en las ventanillas de los bancos o al menudeo, se disparó hasta los 20.09 pesos y el día martes dio otro salto hasta los 20.17 pesos y en la siguiente jornada el dólar brincó hasta los 20.27 pesos, cuando entonces el peso mexicano anotó su mínimo histórico no registrado antes desde que la moneda empezó su nueva era, desde la etapa aquella del nuevo peso .

NOTICIA: El peso, en su mínimo histórico; dólar rebasa los 20 pesos en bancos

Ya desde el lunes se advertía una semana de impactos para el peso. En ese día, la cotización del dólar libre comenzaba la jornada en 19.36 pesos, pero poco se fue elevando el costo de comprar dólares, cuando Monex vendía dólares en 19.98 pesos y minutos después, Bancomer colocó un precio de 20.09 pesos por dólar.

Y a la compra, los bancos compraban el dólar al usuario en 18.10 pesos ese día.

En la cuenta desde el último cierre oficial de la cotización del peso-dólar, con fecha del 15 de septiembre, pues el 16 fue feriado en México, hasta hoy, el peso perdió 2.80% de valor ante el dólar.

Al cierre de los mercados en este día, el tipo de cambio se ubicó en 19.79 pesos por dólar al mayoreo, muy por encima de los 19.25 pesos del último día hábil de la semana pasada.

NOTICIA: El dólar no cede y se vende por encima de la barrera de los 20 pesos

El peso seguirá en zona de turbulencias. Se advierte que en la siguiente semana sea golpeado por factores como el resultado del debate que protagonizarán los candidatos presidenciales Hillary Clinton y Donald Trump en Estados Unidos y la decisión que llegue a tomar el Banco de México sobre eleva o no aquí las tasas de interés para defender al peso.

Un respiro pudiera estar, si el cártel de naciones petroleras define ejecutar una serie de tácticas para mantener y paulatinamente ir provocando una elevación de los precios del petróleo, una acción que impulsa reino petrolero de Arabia Saudí y que puede resultar beneficiando al crudo mexicano, uno de los commodities que más divisas genera al país.

undefined